Posts, Televisión

No es lo mismo dos tazas…

Cuando te acabas todos los clichés, o ya repetiste el mismo chiste hasta el punto de perder la gracia, cuando ya no encuentras un beneficio diferencial que inventarte para vender tu producto, o al menos nada creíble, cuando es cada vez más jodido captar la atención del target, tienes que hacer algo.

Cadbury, el gigante del chocolate británico nacido en 1824, se la jugó. Hace unos meses lanzó de la mano de Fallon un anuncio para su producto bandera, Cadbury Daily Milk. La premisa era no mencionar la palabra con C en todo el anuncio, sólo entretener. Dijeron: “la publicidad puede ser efectiva sin un ‘mensaje’, ‘propuesta’ o ‘beneficios’ en el sentido tradicional. Es más, las últimas líneas de razonamiento sobre publicidad sugieren que intentar imponerlos en realidad reduce la efectividad. Cambiaremos nuestro enfoque tradicional en la propuesta y persuasión por profundizar una relación [con el consumidor]” (The Independent). Y esto es lo que les salió:

Lindo, gracioso, sorpresivo, abre y cierra con el producto y eslogan. No tengo la menor idea de cómo habrá afectado las ventas. Lo importante, lo mejor de todo, es la versión que sacaron para promocionar a los mejores amigos del hombre:

Anuncios