Películas, Posts

Hola, me llamo Íñigo Montoya…

La princesa prometida es una película de 1987 basada en la premisa de que aún en aquellos años de televisión por cable y videojuegos una buena historia de aventuras te podría dejar boquiabierto, hacerte temer al villano, alentar en silencio a los buenos al borde de tu cama y limpiarte una lágrima por aquí o un moquito por allá en el beso del héroe y su princesa. Es una película muy bonita, y empieza con una discusión sobre qué es divertido y qué no entre Peter Columbo Falk y su nieto Fred Kevin Arnold Savage. Pero pasemos a lo que los truje. Es hora de apreciar al mejor espadachín del mundo, Íñigo Montoya, interpretado por Mandy Patinkin y la frase más superarchirecontrahipercool de la historia del cine, aún más que Alégrame el día, o Lorraine, mi densidad me ha atraído hacia ti:

“Hola; mi nombre es Íñigo Montoya. Tu mataste a mi padre. Prepárate a morir”

Iñigo contra el Hombre de Negro

Iñigo contra el Hombre de seis dedos