Cómics, Posts

Madrox: Opciones múltiples, cine noir y X-Factor

Madrox 01 pg01Uno de los primeros cómics modernos que leí, entre que acababa el colegio y empezaba la universidad, eraMadrox, una miniserie de cinco números sobre un antiguo mutante de la Marvel también conocido como Multiple Man o el Hombre Múltiple. La serie estaba escrita por el neoyorquino Peter David (o PAD, quien guionizaría X-Factor tras los efectos de la House of M). Para entender lo que hizo a esta miniserie tan importante tendríamos que remitirnos a la experiencia previa de David con el personaje de Jamie Madrox en la segunda encarnación de X-Factor, a comienzos de los 90’s.

X-Factor comenzó en los 80’s como un título donde colocar a los cinco Hombres-X originales después de que el repertorio mutante había crecido demasiado (sólo en el Giant-Size de 1975 el equipo oficial se duplicaba). Así que, utilizando como detonante la separación del Profesor X y el ascenso del villano Magneto a la cabeza del Instituto Xavier, Cíclope, Hombre de Hielo, Jean Grey, Bestia y Ángel forman su propia agencia de ayuda disfrazados como cazadores de mutantes. Este plan duró hasta 1991, cuando los eventos de la Saga de la Isla Muir reunificaron a los equipos, dejando el nombre de X-Factor en el aire.

Ahí entran Peter David y sus notables dotes de caracterización, a construir desde cero un equipo mutante distinto de los Hombres-X, usando personajes dejados de lado o poco perfilados en ese momento: Havok, Polaris, Strong Guy, Quicksilver, Wolfsbane, Valerie Cooper y Multiple Man.

xfactorvsxfactor

multiple_manEl trabajo de David con cada uno de estos personajes durante los 4-5 años de su tiempo en la serie se merece mucho más espacio, pero limitémonos a Madrox. Es en el segundo X-Factor donde se exploran a profundidad las implicaciones del poder del Hombre Múltiple (“un tío que se convierte en un montón de tíos”). La mortalidad, la independencia, la capacidad destructiva y el significado psicológico de los duplicados para Jamie son temas recurrentes durante este tiempo. El clásico #87 (X-Aminations) es clave para entender a todo este equipo.

Después de muchas redefiniciones del mundo mutante, por cambios en el apartado editorial del Universo X y de toda la empresa (pasando por la casi bancarrota de Marvel a finales de los 90’s),  y de que el pobre Multiple fuera usado para cualquier cosa que necesitara mano de obra barata, tuvo que llegar el 2004, donde David retoma al personaje tratando de descubrir cómo se define la personalidad del hombre que puede tomar muchos caminos a la vez. Para lograrlo decide otorgarle a Madrox una epifanía: el Hombre Múltiple debería enviar a sus  duplicados por el mundo, no para realizar una función específica como antes, sino para investigar, encontrar posibles caminos y regresar al original con esta información.

82354-madrox_400Pasado un tiempo, Jamie Madrox encuentra su respuesta. Quiere ser un investigador privado, un detective al más puro estilo de cine negro, el mundo de las sombras largas, la amoralidad como regla de supervivencia, la mujer bonita que pide ayuda y tiene un terrible secreto y el villano que predice cada jugada del protagonista. Y habría podido ser una buena colección, probablemente un predecesor del Criminal de Brubaker, los títulos de Marvel Noir, o una versión Marvel de The Question. Lo que hizo a esta miniserie ungran título fue el sentido del humor y la abundante referencia a la cultura popular que hacen única la pluma de PAD. De este modo Madrox se convirtió en un tejido de intrigas y misterios, perfectamente combinados con el estilo realista y detallado de Pablo Raimondi, moviéndose con fluidez entre situaciones hilarantes producidas por un reparto con una historia previa enredada, relaciones interpersonales imperfectas, tratando de vivir como en las películas sin reconocer las variables ni los paralelismos en su propio mundo, y para colmo inmersos en el Barrio Mutante de New York, un lugar ya disparatado donde los mutantes que no son héroes ni villanos tratan de hacerse una vida.

Completan el reparto de Madrox Guido Carosella, Strong Guy, antiguo compañero de equipo y de payasadas en la época del segundo X-Factor; y Wolfsbane, la mujer-lobo escocesa con una fuerte moralidad cristiana cuyo propósito es echar un poco de luz en el mundo sombrío, noir, en el que trata de meterse Jamie. También está Leftie, la bartender octopoide de la vereda de enfrente; Clay, el matón a sueldo con más de un truco bajo la manga; Eddie Vance, el gángster; Sheila DeSoto, la femme fatale; y Stringer, el reportero telépata a quien sacudir de cuando en cuando por información.

xfactor1

A la serie le fue tan bien que, saliendo del crossover de la House Of M, Peter David continuó la historia de X-Factor Investigations (el nombre de la agencia de detectives de Madrox) con un reparto ampliado que recibía ahora a Syrin, la hija del irlandés con poderes sónicos Banshee; Monet, la snob millonaria, telépata, voladora, superfuerte e invulnerable (nadie dijo que no tuviera razones para ser snob); Layla Miller, una niña misteriosa que “sabe cosas”; y Rictor, quien acababa de perder sus poderes en el Día M. Ocasionalmente también pasarían por sus páginas Leonard Samson, Quicksilver, los Hombres-X y Val Cooper. Destaca el villano perenne de la serie, Damian Tryp, que revela nuevos aspectos del poder de Madrox.

xfactor13_1Como paralelo al X-Factor #87, David escribió Re-X-Aminations en X-Factor #13, analizando los cambios en los personajes, sobre todo en los que ya habían pasado por consulta varios años atrás, como Madrox, Guido y Quicksilver.

Y a finales de este año estamos esperando X-Factor #50, ó el #200 en la numeración general. En la actualidad, el equipo está dividido entre los que enfrentan una amenaza presente y Jamie y Layla Miller, que sobrevivió en el futuro apocalíptico de Bishop tras los eventos de Messiah CompleX. Así que se espera un cierre a las veintitantas entregas en que se viene desarrollando la historia del futuro, además de la media centena de números en los que Tryp pudo o no haber estado entrometiéndose en la vida de los héroes.

119_x_factor_50