Cómics, Posts

Camino a Siege 2.5: 198 Mutantes + 1 Mesías

¿Qué pasa cuando una población desciende drásticamente de varios millones a unos cientos? ¿Qué pasa cuando lo que te ha definido toda la vida cambia de la noche a la mañana y tienes que empezar a vivir una nueva vida? ¿Qué te mantiene unido a tu grupo cuando ese ingrediente común desaparece? ¿Por qué lucharás o qué causas defenderás cuando toda la vida has sido diferente y ahora no? Esas son algunas de las preguntas que desencadena en el universo mutante marvelita la secuela de House of M, denominada Decimation o Diezmados en la traducción española.

Después de que Wanda Maximoff, la Bruja Escarlata sentenciara “no más mutantes” al final de HoM, y de acuerdo al registro “oficial” de las agencias de control de superhumanos como S.H.I.E.L.D. y el Comité de Actividades Superhumanas, en el mundo sólo quedaban 198 mutantes. Encabezando la lista de los desahuciados se encontraban Charles Xavier, vagando a pie nuevamente por las islas británicas, Eric Lensherr, abatido en las ruinas de Genosha, Pietro Maximoff, viviendo los días más lentos de su vida en las calles de Nueva York, y Wanda Maximoff, amnésica en las Montañas Wundagore donde creció junto a su hermano y su familia adoptiva de gitanos.

El resto no la tuvo tan fácil. En la Mansión X, Scott Summers, el Hombre-X conocido como Cíclope, tenía que afrontar que casi no quedaban estudiantes mutantes en el campus, además de las crisis personales de diferentes miembros del staff. Polaris, Jubilee, Dani Moonstar, Tag, Icarus, Prodigy, Chamber, Rictor, y ex villanos como Blob, intentaron adaptarse a llevar vidas normales, aunque la mayoría de ellos encontró formas de seguir apoyando a los Equipos-X o recuperar de alguna forma sus poderes.

Entre las historias de poderes recuperados tenemos a Polaris, por ejemplo, se convirtió en Peste, uno de los Jinetes de Apocalipsis (en el X-Men de Peter Milligan). Moonstar apeló a cierta entidad divina para acceder a sus poderes de Valquiria en el crossover Dark Avengers vs. Uncanny X-Men. Prodigy, en las páginas de New X-Men y con la ayuda de las trillizas Phoebe, Celeste y Mindee, desbloqueó en su cerebro los conocimientos que absorbió previamente con su poder mutante. Inclusive Rictor y Quicksilver, en las páginas de X-Factor, Son of M y Silent War, lograron reactivar sus poderes con los cristales terrígenos que los Inhumanos usaban para mutara sus infantes. En otros menos afortunados, los cristales sobrecargaron fatalmente a los sujetos, poniendo a los propios poderes en su contra.

Más adelante, y en las postrimerías de Civil War, un nuevo equipo de New Warriors estaría  conformado de jóvenes ex-mutantes intentando regresar a la actividad superheróica con tecnología pirateada de héroes y villanos. Jubilee, Angel Salvatore, Beak, Chamber, Redneck, Radian, Wind Dancer, Tattoo, Stacy X, el hermano del Night Trasher original y los cerebritos Grace y Kaz aparecieron en este título que duró unos 20 números.

Otro más alturista fue Henry McCoy, la Bestia. El miembro de los Hombres-X originales realizó en Endangered Species una peregrinación para encontrar formas de reactivar el gen mutante, incluyendo consultas a viejos enemigos y amigos como Kavita Rao, Forja, Reed Richards, Tony Stark, Henry Pym, Sr. Siniestro, el Alto Evolucionario, Doom, MODOK, Pandemic, Spiral, y su versión de la Era de Apocalipsis, la Bestia Oscura. Entre desenterrar a los muertos del campo de concentración Neverland, experimentar en uno de los hermanos Guthrie, revisar líneas temporales alternativas, buscar respuestas en planos superiores al alcance de la ciencia y confrontar cara a cara a la Bruja Escarlata en un entorno onírico, la búsqueda no llegó a más.

Es cuando entra la Trilogía del Mesías, que está por cerrarse el 2010 y será seguramente motivo de otro especial, así que la explicaré rápidamente. En Messiah Complex, un nuevo bebé mutante nace en un pueblo de Alaska. Por algún motivo Cerebro lo detecta y múltiples facciones se enfrentan por recuperarlo, incluyendo a los X-Men, los Purificadores, los Merodeadores y Cable, el hijo de Cíclope y Madeline Pryor ido y vuelto del futuro. Cable es el único que logra rescatar a la bebé y ofrece llevársela a algún momento en el futuro donde pudiera crecer a salvo, hasta que Bishop, venido de un futuro más cercano, se revela como el principal interesado en asesinarla. La persecución en el tiempo los lleva hasta un futuro donde gobierna el clon de Cable, Stryfe. Cable, la pequeña Hope, Bishop, Stryfe, Deadpool, Apocalipsis y X-Force se enfrentan en Messiah War, de donde Cable y Hope siguen huyendo hasta Second Comming, el capítulo final con Hope adulta y en pleno uso de sus poderes.

Esto fue, en grandes pinceladas, lo que pasó con el universo mutante a partir de House of M. En la próxima entrega tendremos guerras: Civil War y World War Hulk, los eventos que desencadenarían la crisis de los héroes.