Cómics, Posts

Viñetas de la semana (VI)

Esta semana tenemos deschavetados por partida quíntuple. Uno ya es caserito y sale en Marvel más que el nombre de Dan Buckley. Otro es el hijo de su madre que queremos y no terminamos de ver en las películas. Está el que-no-tiene-alas (y que-nunca-tuvo-alas). Hay un manchón que se ha pegado demasiado a Lolcats. Y uno de estos individuos parece que se llegó a robar uno.

En Ultimate Comics Mistery #4, última parte del primer tercio de la trilogía de Brian Michael Bendis, tenemos un guiño a Millar bajo la forma del bate de béisbol de Nick Furia. ULTIMATE Nick Fury. El más maloso de los buenos, y el único capaz de sacarle la verdad a golpes a... ¿Kilowog?
Bentley Wittman es un genio que intentó rivalizar con Mr. Fantástico, e incluso llegó a formar sus propios Frightful Four. Llamado El Mago (y antaño El Mago Sin Alas), se le terminaron de cruzar los chicotes y empezó a delirar en idioma súper-genial. Gran escena de Jonathan Hickman en un aún mejor Fantastic Four #579.
¡DEADPOOL! La introducción de Wade Wilson en DoomWar #4 es un homenaje triple a Stanley Kubrick, Jack Nicholson y Britney Spears. 'Nuff said.
Prometí gatitos. Gatitos manipulados genéticamente para confundir cazadores de mutantes. En X-Men: Blind Science, el Doctor Némesis, y autoproclamado líder del club científico de los X-Men, canaliza al Doktor Sleepless de Warren Ellis en su método e irreverencia.
Y hablando de gatos. Bueno, son cabezas de zombie demoníacas, pero si no entiendes la relación la relación que tienen con el NOM, necesitas un curso intensivo de webología. Viene de Marvel Zombies v5 #3.

Y porque los zombies siempre caen bien, dos bonus del Marvel Zombies vol. 5 #3. Para no dejarlos sin justificar, que queden como lecciones de referencia para cuando tengamos que volver a defendernos con arcos y flechas:

Nada asegura mayor precisión del disparo como guiar tú mismo la lanza con la pituitaria.

Ý el mejor método para ahorrar en munición. Sólo necesitas súper velocidad y blancos blanditos, fáciles de atravesar. Se recomienda moderada putrefacción (de la víctima) para mayor comodidad.