Películas, Posts, Zona Geek

La X-Tinction Agenda de 20th Century Fox

Apareció el trailer de X-Men: First Class, la película sobre el origen de la relación amor/odio del Profesor X y Magneto:

Puntos a favor: James McAvoy y Matthew Vaughn al frente, un Hellfire Club bien maloso (White Queen, Sebastian Shaw y Azazel), un contexto histórico de paranoia y muy volátil (crisis de misiles de Cuba), y personajes que en su mayoría concuerdan con el marco de tiempo de las otras películas.

x-men-different-classes-831-image_gallery_3373_x-men-emma-frost

Y ahí es donde nos perdemos. Como bien señala CiudadanoPop, no hay una explicación aparente para la aparición de la White Queen, ya dentro del Círculo Interno del Hellfire Club en 1962 según X-Men: First Class, y nuevamente en X-Men Origins: Wolverine aparezca “Emma” -hermana de Kayla Silverfox, con una muy familiar forma alterna diamantina-, apenas una adolescente a finales de los 70’s (la guerra de Vietnam que acabó en 1975). Del mismo modo, podemos hablar de la aparición de Havok (hermano menor de Cyclops) y la Bestia (condiscípulo de estos dos en la continuidad original), jugando un poco con la percepción de continuidad de los fan(boy)s.

Y no estamos hablando de un personaje terciario como Angel Salvatore, Son personajes que comparten una línea de tiempo, han sido establecidos en películas anteriores y cuyas relaciones con sus pares incluso los definen (la historia de Havok no sería la misma si no se tuviera que quitar de encima la sombra de su hermano mayor, el potencial de la relación Emma/Scott decaería con la diferencia de edad).

Yo culpo de todo esto a la 20th Century Fox. Aunque hoy en día tenemos a Marvel Films haciendo un trabajo, a veces admirable, a veces incomprensible, para sacar adelante The Avengers, la primera película de los mutantes fue en realidad una jugada arriesgada, que este estudio emprendió porque la editorial apenas se recuperaba de la casi quiebra. La 20th adquiere los derechos de la franquicia mutante en 1994. El Blade de Guillermo del Toro, que abrió la nueva era del género, se estrenó en 1998. X-Men se rodó recién a finales de 1999, con un éxito que colmó las expectativas de lejos. El error vino después: una retahíla de adquisición de licencias, anuncios de próximos lanzamientos, cambios creativos, spin-offs y demás que dejaron películas buenas en sí mismas, pero afectaron la experiencia de la saga.

X-Men (2000)
X-Men (2000)

¿Qué pasó? El estudio hizo lo que sabía hacer. Pero el estudio no sabía tratar con los ejércitos de fans obsesionados con 40 años de continuidad mutante. Si las cifras te dicen que Wolverine es el mutante más genial, no lo discutiré. Pero no lo sobreexpones a costa de otros. Lo mismo, a nivel de reparto, con Halle Berry y su insistencia en que Storm figure más, o James Marsden haciendo maletas antes de tiempo para irse con Singer a trabajar en Superman Returns. Para colmo, para cumplir con la apretada agenda de producción, Brett Ratner hizo lo que pudo con un guión a medio depurar.

El reparto tratando de entender qué pasó.
El reparto tratando de entender qué pasó.

Wolverine empezó bien, y tuvo un Sabertooth más cruel que el matón de Magneto que vimos en X-Men, pero entre Deadpool, Emma Jr. y la amnesia de Logan no cerró de una forma satisfactoria.

Y Charles Xavier resultó ser un Michael Jackson mutante
Y Charles Xavier resultó ser un Michael Jackson mutante

Marvel no se salva. Si son culpables de algo es de inacción. De permitir que se haga cualquier cosa con sus personajes a cambio de exposición (que la ganaron) y de demostrar que el medio y el mercado soportarían el género (que todavía parece que sí). Pero cada pequeña decepción les va a pesar en reputación y finalmente en relación con los fans. Y no lo pueden resolver porque 20th Century Fox tiene los derechos hasta 2012, si no es que se trae un proyecto en desarrollo a esas alturas (y tiene en cola Deadpool, The Wolverine y el posible regreso de Singer con X-Men 4). Esto significa que, a menos que los directores obren maravillas, le van a devolver un producto dañado a Marvel Entertainment. Viendo al otro lado del espectro comiquero, además del último reboot más notable, Batman Begins salió en 2005, 8 años después de Batman & Robin (Superman Returns pretendía ser secuela de Superman II, 26 años anterior, y descartando las partes 3 y 4). Si tomamos esa referencia, no tendríamos un replanteamiento de los X-Men hasta 2022 en el peor de los casos.

Sin embargo, yo prometo llegar a X-Men: First Class esperando una buena película con buen reparto y buen director. Y esperar que no me clonen o congelen a Frost, Bestia y Havok para que cuadren con el marco de tiempo de las películas originales.

Anuncios