Películas, Posts

Volver al Futuro y Star Wars: Do’s y Don’t’s de los clásicos digitalizados

bttf2203[2]

Pocas películas pueden despertar el suficiente interés del público como para que los estudios se tomen el trabajo de hacer un relanzamiento del estilo de Volver al futuro A 25 años de su estreno (julio de 1985), la historia de Marty McFly y el ‘Doc’ Emmet Brown no sólo reaparece con un boxset restaurado y remasterizado, sino que agregó al recuerdo nostálgico de una de las mejores películas en varios géneros y subgéneros la posibilidad de son nuestros cines los que exhiben la primera parte, y habiéndola visto anoche, debo decir que da mucho más gusto de lo que esperaba (y como fanático de la serie, tenía las expectativas bastante altas).

Hasta donde recuerdo, no veía en el cine una película restaurada y remasterizada por medios digitales desde la no tan bien recibida reedición de trilogía original de Star Wars, en 1997. Como puntos comunes, crecí alucinado con ambas trilogías, con los mundos que reproducían y la facilidad que la tecnología, casi magia, daba para saltar entre uno y el otro, ya fuera a través del tiempo o del espacio. Y una similitud muy particular: ambas eran películas que sólo había visto en televisión, con abundantes repeticiones a través de los años y cortes comerciales ocasionales. Así que para hacer el viaje de ida y vuelta entre la experiencia televisiva (video incluído) y la cinematográfica, el material original debe ganar en atención al detalle, aprovechar la inmersión que ofrece la sala de cine y negociar con la expectativa que mencionaba, alta para que uno se tome la molestia de trasladarse al cine, pagar una entrada y confinarse durante casi dos horas a ver algo que ya conoce.

btf_van

¡Gran Scott! ¡25 años después y los libios todavía dan miedo, Marty!

Creo que por ello la digitalización de Star Wars no funcionó en su momento. George Lucas, pensando en lo que no pudo hacer para enriquecer el paisaje de esa galaxia muy, muy lejana, quiso darse el gusto aprovechando todo el control que le daban sus empresas en el Rancho Skywalker. Y el público no esperaba aquello. El núcleo de Star Wars ha sido el viaje del héroe en tanto estructura y la dicotomía del bien y el mal como caras de una misma Fuerza como trasfondo filosófico-pop. No los efectos especiales ni el uso intensivo de CGI.

MaxReboBandSpecialEdition

Pero viendo el lado bueno, ¡tuvimos a la Max Rebo Band!

En Volver al Futuro, en cambio, la cinta se apoya más en recursos narrativos y de género (comedia de enredos, comedia adolescente, ciencia-ficción, película de época), donde mientras más inmerso puedes reconocer más detalles y disfrutar la proyección como ninguna pantalla LED o proyección de auditorio podría (aunque le concedo el beneficio de la duda al HD). Por ejemplo, la secuencia inicial de los relojes en el hogar del ‘Doc’ Brown, que define el tema del tiempo con todas las variaciones que le damos, el tipo de personaje, su situación financiera, y uno que otro detalle sobre partes futuras de la trilogía, no se lee tan bien en un formato más pequeño sin usar el botón de pausa (y eso ya le resta a la película). Planos como el primer regaño de Strickland a Marty, la expresión del joven George McFly al confrontar a Biff, y la secuencia del relámpago se sienten quizá hasta más emocionantes que la primera vez.

Si apelamos a la magia del cine para referirnos a la manera en que nos transporta a las situaciones más intensas e increíbles, nos hace falta un término para explicar cómo un truco que conocemos de cabo a rabo y hemos visto tantas veces sigue siendo igual de efectivo.

slideshow_1001763686_Back_to_the_Future_25th_Ann-2

Reunión del elenco de la trilogía por el 25 aniversario.

Leer también:

“Volver al Futuro”: 10 motivos para verla de nuevo luego de 25 años

INFOGRAFÍA: Futuro, pasado, presente y… (El Comercio)

Anuncios