Cómics, Posts

El Young Avengers de Kieron Gillen y Jamie McKelvie tiene el mejor diseño de página del mundo comiquero actual

Seguido por el Hawkeye de Fraction y Aja (mención honrosa por ello al periodo en Immortal Iron Fist, de la misma dupla pero ya hace varios añitos) y el Marvel Knights Spider-Man de Matt Kindt y (toma aire) Marco Rudy Teixeira Retagi. Hasta me atrevo a incluir el FF de Fraction y Mike Allred.

Anuncios
Cómics, Posts

Free Comic Book Day: la historieta y la lectura según Lee y McFarlane


Este sábado 7 de mayo se realiza en el ICPNA de Miraflores la primera edición del Free Comic Book Day de Lima, un evento que ocurre cada año en varias partes del mundo para promover la lectura de cómics entre los “no-iniciados”. Fuera de lo que esté planeado para esta ocasión, quería aprovechar la oportunidad para compartir esta entrevista-convertida-en-diálogo entre Todd McFarlane y Stan Lee (la entrevista está en inglés sin subtitular, pero resaltaré varios pasajes):
[blip.tv http://blip.tv/play/hqUXgqvkKgI%5D
Para poner las cosas en contexto, Todd “The God” McFarlane es el dibujante y escritor de Spawn, uno de los antihéroes que marcaron la pauta del mundo de la historieta norteamericana en los 90’s a nivel estilístico y de contenido, y Stan “The Man” Lee es el creador de los personajes fundacionales de Marvel, como Spider-Man, los Cuatro Fantásticos y los X-Men, y el único autor de cómics a la fecha reconocido con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood (a lo que él respondió en su momento: “creo que me confundieron con alguien más, ¡pero no les voy a decir!”).

En la parte central de esta conversación de enero de 2011 (con motivo del número 200 de Spawn y a días de la inducción de Lee al Paseo de la Fama) Lee y McFarlane comentan sobre la antigua percepción del cómic como una forma de arte inferior, que en cambio encierra muchos atractivos para que los pequeños asuman la lectura como hábito y amplíen de paso su vocabulario (algo indispensable en un medio repleto de historias de ciencia-ficción, fantasía y melodrama). Lee dice (del minuto 6:15 al 9:30):

Si tú lees una obra de Shakespeare, es maravilloso. Pero la gente te dice que no leas historietas porque al ver las imágenes atrofias tu imaginación, no te ‘imaginas las palabras’, ¿entonces por qué cuando vas al teatro a ver una representación de Shakespeare no atrofia tu imaginación, si estás viendo a los actores? Es lo mismo que un cómic: contar una historia. (…) Cuando piensas en ello, los cómics son una manera asombrosa de contar una historia: un cómic bien hecho tiene un gran guión, ilustraciones hermosas, y le da placer a la gente. ¿Cómo no puede gustarte algo así? (…) Spawn está bellamente escrito, magníficamente ilustrado, altamente original, y es tan bueno como cualquier novela o show de Broadway, o lo que sea. Sólo depende del gusto individual de la persona.

A lo que McFarlane contesta haciendo la analogía con una conocida campaña publicitaria:

Entendemos que ustedes quieren que los chicos lean novelas, pero si un niño no va a leer una novela, y logras que lea de alguna manera, y eso es ligando [las palabras] a imágenes, ¿cómo puede eso no ser bueno? Y la razón por la que traigo a colación el ‘Got Milk?’ es por que hicieron un anuncio, el mismo anuncio que hemos visto mil veces, con el bigote blanco, excepto que era marrón y la leche era chocolatada. Y hubo un alboroto entre los profesionales médicos. Decían: ‘¿Cómo puedes decirle a los chicos que beban leche chocolatada, si tiene tanta azúcar?’ Y lo que los doctores dijeron fue que preferían que los niños bebieran leche chocolatada a que no tomen leche. Lo que digo es que, si logras que lean novelas, bendito seas, pero si no puedes, esos pocos que no lo hacen (más que unos pocos, tristemente), pueden encontrar las imágenes estimulantes para empezar a leer las palabras escritas.

La entrevista me llamó la atención por dos motivos. Primero, porque el FCBD del sábado 7 (y cada hueco donde se pueden conseguir historietas viejas, todavía bien conservadas y baratas) es una gran oportunidad para introducir a los más pequeños a la lectura. No hacer falta que sean de Batman o Hulk, hay muchas adaptaciones en el mercado de clásicos de la literatura universal hechos con este mismo propósito. Incluso hay antecedentes de adaptaciones en el Perú. Sólo hay que evitar que se vuelvan a la larga frikis obesos, que para todo hay que tener moderación. Segundo, porque también se me vino a la cabeza el infame reportaje del nivel de cultura general de los estudiantes en algunas universidades de la capital. Sí, este:

¡Cuánto absurdo que pudo evitarse presentándoles de una forma amable y como jugando lo lindo de leer!

Cierro con una última cita de Lee (9:52 en adelante):

No puedo decirte cuántos educadores de todo tipo me han dicho que los cómics han sido la más grande ayuda para involucrar a los niños en la lectura. Porque un niño que no leerá una novela sí leera un cómic. Pero este es el asunto: al leer cómics desarrollan una facilidad para leer. A más cómics, mejor lector te vuelves. Nadie se queda sólo en los cómics. Una vez que te has vuelto un lector y adquieres esa facilidad, prosigues leyendo otras cosas. Y los cómics pueden ser ese punto de apoyo a todos los otros tipos de lectura. Son una gran introducción para un niño que no cogerá un libro. ¡Y es lo último que voy a decir porque ni los editores de cómics ni los editores me están pagando para decir esto!

Cómics, Posts

Pasaporte diplomático para Kal-El

superman-cartoon_2

No me refiero al pedido de algunos congresistas de conservar ciertos privilegios de viaje. Se trata del alboroto provocado por la renuncia de Superman a la nacionalidad estadounidense. Esta semana la noticia fue que el defensor de “la libertad, la justicia y el estilo de vida (norte)americano” dejaba de lado la última parte de su eslogan para asumir un enfoque global en su actividad superheróica. Algo que, claro está, no importa en realidad porque [SPOILER] es ficción [/SPOILER], pero aún así no hubo manera de que evitara los titulares en el mundo y los insultos en los U.S. of A.

"La verdad, la justica y el estilo de vida americano ya no son suficiente".
“La verdad, la justica y el estilo de vida americano ya no son suficiente”.

Esta no es la primera movida en la historia de DC que gana cobertura mediática. La Muerte de Superman y la muerte del segundo Robin, Jason Todd, también fueron noticia en su momento. Marvel, menos reverente con sus personajes, lo ha logrado desde la imposición del disfraz negro de Spider-Man en los 80’s, su desenmascaramiento en la Guerra Civil de 2006, la muerte del Capitán América en 2007, y la disolución de los Cuatro Fantásticos tras la muerte de la Antorcha Humana en 2011. La declaración de Superman (canalizando la pluma de David S. Goyer, ¿o es al revés?) pertenece a la misma categoría de Peter Parker a inicios de la Guerra Civil, al Capitán América desprendiéndose de la bandera después de las revelaciones de Watergate, una declaración más social que política, reflejando alguna incomodidad que busca cómo expresarse. Una manifestación subcultural del zeitgeist, si queremos pasar por listillos.

David S. Goyer no es un escritor más, aunque The Incident, la historia de la discordia, es sólo un fragmento pequeño del Action Comics #900. Ha tenido a cargo escribir los dos ya exitosos y el tercer Batman de Nolan, el próximo Man of Steel, los Blade de Guillermo del Toro, y cree poder revitalizar a Ghost Rider manteniendo a Nic Cage en el protagónico (demostrando que tampoco es infalible). Así que es un giro en el personaje bastante pensado y creo yo que necesario. Se ha dicho que Marvel tiene ventajas sobre DC en cuanto al atractivo de sus personajes conflictuados, capaces de generar controversia y de apasionarte para bien o para mal. DC tiene marcas: personajes fuertes, con valores y territorios geográficos y emocionales muy definidos y por ratos limitantes. ¿Cuántas películas más necesitamos de Superman defendiendo a Metrópolis de un plan malévolo de Lex Luthor? Estamos hablando de un alienígena que puede volar al otro lado del sistema solar en minutos, pero sólo puede operar en suelo gringo porque ahí cayó su cápsula (ver Red Son), y han hecho falta 900 historias de este sujeto para establecer que el enfoque, aún ficticio, era estrecho y, a decir verdad, egocéntrico (Marvel sufre eso con la superpoblación metahumana de Manhattan).

"Después de 24 horas, me fui". "¿Pero sirvió de algo? El régimen prometió empezar a instituir reformas democráticas?". Cosas que la visión calorífica no puede arreglar.
“Después de 24 horas, me fui”. “¿Pero sirvió de algo? El régimen prometió empezar a instituir reformas democráticas?”. Cosas que la visión calorífica no puede arreglar.

No he encontrado explicación sobre si la decisión vino de Goyer o a nivel editorial (Dan Didio, Jim Lee, Bob Harras y Geoff Johns encabezan el área), pero darle ese toque de desapego de las formalidades como personaje puede terminan de transferir a Kal-El/Clark Kent a la edad moderna del cómic, rompiendo la eterna aura de “boy scout” para llevarlo a senderos más tortuosos y psicológicamente complejos (que venden mejor), en locaciones terrestres pero exóticas (ayudando al lector gringo a escapar de los problemas en casa), y por último dándole nuevo interés para atraer nuevos lectores (porque hasta los que lo odien deben leerlo para criticarlo).

"He estado pensando en muy pequeño. Ahora me doy cuenta". 73 años le toma a cualquiera.
“He estado pensando en muy pequeño. Ahora me doy cuenta”. 73 años le toma a cualquiera.

Repasemos ahora algunas de las ilustradísimas y siempre atinadas respuestas de la fauna del país más poderoso del mundo al hecho [SPOILER] ficticio [/SPOILER]:

“Nunca volveré a comprar un cómic de Marvel” (link).

“Si Superman se ha convertido al Islam estamos en graves problemas” (link).

Stan Lee es un reconocido miembro de los Illuminati, y DC comics está repleto de simbología ocultista. No es una sorpresa que estén pasando a esta fase ahora. Los globalistas saben en sus corazones que han ganado y derrotado al estado nación” (link).

Mi hijo no volverá a leer jamás un panfleto traidor comunista de esta escoria. JAMÁS. Esto es un escándalo. Este es el enemigo desde adentro. Esto demuestra quiénes son los enemigos de la verdad, libertad, constitución y los EUA. Este es un ataque coordinado a deconstruir los EUA y reemplazarlo con cabales banqueros, colectivismo oligárquico y un nuevo orden mundial globalista” (link).

La verdadera razon por la que Superman está renunciando a la ciudadanía estadounidense es porque descubrió que Obama es en realidad ciudadano estadounidense” (link).

Quién lo diría. ¡Stan Lee ES un Illuminati!
Quién lo diría. ¡Stan Lee ES un Illuminati!
Imágenes: ComicVine y ComicsAlliance.
Cómics, Posts

Viñetas de la semana (III)

Ya habiéndose acabado la semana comiquera (y con una preocupante escasez de títulos esta semana), me acuerdo de mis responsabilidades blogueras. Esta vez presentando un par de extractos del one-shot Hellboy in Mexico, satisfactorio y por suerte no tan mexicanizadamente obvio. Igual tenemos ruinas aztecas, luchadores e imágenes religiosas católicas, pero sólo como contexto. Van cinco:

Primero que nada, y venido derechito de Hellboy in Mexico, nada es más conmovedor que un momento "yotestimo" entre copas compartido por un demonio con problemas de identidad y un luchador enmascarado.

Y si no te van los arrumacos, en HBiM también tienen terror. Mucho terror, como el Papá de Anung Un Rama manda. Y es un pavo, que además es malévolo, porque tiene ojos rojos. ¡EL DIABLO!

Ahora le toca el turno al Doctor Stephen Strange, Maestro de las Artes Místicas y ex Hechicero Supremo de nuestra dimensión. Durante su búsqueda de Spider-Man en Spider-Man: Fever, Strange atraviesa los caminos psicodélicos de la Ilógica Mágica, encontrándose con personajes pintorescos como Fetch Doggy Fetch y Puglie. Este trip lisérgico es cortesía de Brendan McCarthy. Más adelante hay un momento Revolution 9, pero ya no entró, porque...

¡...ES HORA DE DEADPOOL! El personaje que quiere robarle el récord de apariciones especiales en cómics ajenos a Wolverine, Spider-Man, Nick Fury, Tony Stark y Norman Osborn, ahora se mete en las páginas de Vengeance of the Moon Knight #18 para torear a nuestro ex-mercenario-esquizofrénico-tratando-de-reformarse favorito. Para su mala suerte, la bocota le permite a Marc Spector/Jake Lockley un motivo para darle rienda suelta a sus instintos reprimidos. Mala suerte, DP.

Terminamos con Deadpool Corps #2, un libro que tiene todos los Deadpools posibles, pero sobre todo Wade, Wanda, Tito, Cujo y Headpool. No hay más que agregar.
Cómics, Posts

Fatiga de eventos, Tierra de Sombras y la ciclicidad histórica

El checklist para Civil War incluía 96 números sueltos

En el mundo comiquero contemporáneo existe la denominada “fatiga de eventos“, que se empezó a notar alrededor de Civil War y World War Hulk (2007-2008), por su parte, y con Infinite Crisis y Final Crisis por el lado de DC, más o menos por la misma época. No tengo la cronología de los eventos de DC, pero en el caso de Marvel la seguidilla de eventos se remonta a Avengers Disassembled (2003-2004).

En el último año hemos tenido Blackest Night y Dark Reign/Siege, que están terminando estos días. DC ya anuncia la maxiserie Brightest Day, y se supone que la Heroic Age de Marvel anuncia un tiempo de relativa calma.

El empuje del crossover, una historia que reúne personajes que aparecen en diferentes publicaciones para ofrecer un producto novedoso, especial, y aumentar las ventas, se justificaba durante la última década bajo una idea de impacto. Lo que ocurriera en el crossover debería cambiar de manera significativa y duradera el mundo de nuestros héroes, cambiar el status quo para hacer que valga la pena apostarle tu dinero a una historia que abarca entre 20 a 80 números. El cambio también se hace necesario cuando se trata de mantener el interés sobre personajes que se llevan publicando hace más de 40 años y deben sentirse frescos y atractivos para el público.

Sin embargo, el uso consecutivo de esta estrategia provocó cierto escepticismo, agotamiento y empobrecimiento del público. A la par, constantemente interrumpe el flujo de las historias individuales cada 6 o 9 meses, entre que terminaba un evento y empezaba el otro, dejando ventanas pequeñas para que los escritores llevaran a cabo sus planes particulares, o generando cómics adicionales paralelos a la serie regular durante la publicación del evento.

Keith Giffen demostraría, en un momento donde los crossovers se estaban inflando más allá de lo prudente, que era rentable mantener los eventos pequeños, autocontenidos. Su plato de petri se llamó Annihilation, y sirvió para revitalizar al repertorio de personajes cómicos de la editorial. El experimento fue tan exitoso que desde entonces el evento cósmico se ha repetido ciclicamente y con éxito bajo la batuta de Dan Abnett y Andy Lanning (DnA), incluyendo el desarrollo fluido y críticamente aclamado de series como Nova, Guardians of the Galaxy y la historia de los Inhumanos. En otros rincones del Universo Marvel se probó este tratamiento, como en Black Panther con Doomwar y la familia de títulos de los X-Men con la Trilogía del Mesías y Necrosha.

Esta movida se asemeja a lo que hizo Joe Quesada cuando entró como editor de la entonces nueva línea Marvel Knights. En 1998, Marvel asigna a su empresa, Event Comics, la publicación de un conjunto de series orientadas a un público más maduro. Personajes como Black Panther, Daredevil, Moon Knight, Punisher y los Inhumanos encontraron un lugar dónde crecer, apartados de los estándares del cómic superheróico falto de ideas de finales de los 90’s. Y es con esta misma “familia” de personajes, con este rincón callejero, de vigilantes violentos y malhablados, que se desarrolla un nuevo evento para los próximos meses.

Los próximos meses (y me parece un buen momento para volver a seguir las peripecias de Matt Murdock y su alter ego cornudo) se avecina Shadowland. Orquestado por Andy Diggle, se trata de la reacción de los héroes callejeros de Nueva York a la posesión que el Hombre sin Miedo se hizo del culto ninja de La Mano, una medida desesperada que Daredevil tuvo que realizar para neutralizar a sus enemigos encarnizados y convertirlos en una fuerza paramilitar de orden dentro de Hell’s Kitchen en el Reino Oscuro de Norman Osborn. A falta de bandos claramente definidos, todos desconfían de todos.

Lo que tiene de atractivo este Shadowland, aparte de parecer una Civil War de vigilantes callejeros, es su paralelismo histórico con el argumento original de la serie Marvel Knights. En ella, un grupo de héroes que incluía a Shang-Chi, Moon Knight, Daredevil, Black Widow, Cloak y Dagger se reunía para capturar a Punisher, siempre considerado pro sus pares un individuo fuera de control y también guardando cierta simetría con el propio Daredevil.

Ahora Matt Murdock está en la mira de una “familia” de héroes que no sólo ha crecido en número sino en relevancia dentro del Universo Marvel. Aparecen personajes con un protagonismo renovado e introducidos con gran éxito al mainstream y al nuevo siglo/milenio como Iron Fist (en Immortal Iron Fist, con Fraction, Brubaker y Swierczynski), Luke Cage (mascota de Bendis en Alias y New Avengers), Spider-Man (Amazing Spider-Man con Straczinsky y el Spider Braintrust), Punisher (Punisher: War Journal de Fraction, Punisher de Remender y PunisherMAX de Aaron), Moon Knight (Moon Knight de Huston y Benson y Vengeance of the Moon Knight de Remender) y Daredevil (Daredevil de Quesada, Bendis, Brubaker, Diggle).

Yo espero un Marvel Knights con esteroides, una bronca callejera de todos contra todos. Nada de rayos luminosos, hombres voladores ni máquinas omnipotentes. Sólo cuchillos, palos, balas, puños y shurikens.

Y va a ser alucinante.

Cómics, Posts

Viñetas de la semana (I)

Es domingo y he decidido pasar las viñetas de la semana que he estado tuiteando últimamente (ver 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9) al blog, para poder rastrearlas y porque siemper hay. Esta semana separé cinco:

El FrankenCastle de Rick Remender, con toda esa onda sobrenatural y protegiendo a los monstruos, es una variante que creo que uno nunca se habría imaginado de una historia de Punisher. En Deadpool Team-Up #894, el viejo Frank recuerda perfectamente que nunca le agradó Muertopiscina, y haciendo gala de su poca paciencia y estilo brutal demuestra que del Prometeo Moderno sólo tiene el apodo.

La antología en blanco y negro de The Savage Axe of Ares #1, demuestra efectivamente a Ares, el dios de la Guerra, su hacha y mucho salvajismo. Y cuando ves a la Guerra personificada con un arco y un hacha, es como sumar uno más uno y procurar no esconderse detrás de ningún árbol.

Amazing Spider-Man #648. ¡¡¡ALGO PUEDE DETENER AL JUGGERNAUT!!! Claro, lo que este Capitán Universo no supo es que si le pegas debes manterner a Juggernaut lejos, muy lejos. Si no vuelve muy empinchado y NADIE va a detener su puño encajándose precisamente AHÍ. Golpe bajo de proporciones cósmicas.

Siege: Spider-Man. Bien lo dice Spidey, ¿por qué no se le ocurrió a nadie antes?

Deadpool: Merc with a Mouth #10. Completamente previsible y obvio, ¿no?
Cómics, Posts

Doomwar: Eventos comiqueros de perfil bajo con alta satisfacción

La geografía ficticia en cómics da para mucho que hablar. Desde DC, que con Metrópolis, Ciudad Gótica, Blüdhaven, etc., situaba a sus personajes sin tener como referencia ninguna ciudad en particular. El enfoque de Marvel era más aterrizado: no había problema con que Spider-Man y los Cuatro Fantásticos vivieran casi toda su vida en Nueva York, o que el Capitán América proteste ante el escándalo de Watergate. Se trataba de estadounidenses haciendo ficción en su país y, en un principio, para sus compatriotas. Sin embargo, a la hora de introducir personajes extranjeros, como Victor Von Doom y T’Challa, la Pantera Negra, recurrieron a locaciones imaginarias como el país carpático de Latveria y la nación africana de Wakanda.

Es así como en Doomwar (o DOOMWAR, para hacerlo más ominoso), estas dos naciones chocan entre sí tras las sacudidas globales y los vacíos de poder producidos por la Invasión Skrull, el Acta de Registro Superhumano estadounidense, y la caída de S.H.I.E.L.D. como agente del orden global.

Vamos en orden y despacio. Para empezar, Doctor Doom estaba en el Infierno desde Unthinkable, en el 2003, donde intentó aprisionar a los hijos de Reed y Sue Richards de los Cuatro Fantásticos. Vuelve a la Tierra en el preludio a la Civil War por sus propios medios, siguiendo la trayectoria de Mjolnir, el martillo mágico de Thor, cuyo regreso estaba planeado en un principio como parte del crossover. En esta nueva encarnación, Doom asume una posición estelar como el máximo villano (megavillano, le llaman) del Universo Marvel, a ausencia de Kang, Ultrón o Loki. Durante los ultimos años Doom mantuvo constantes choques con los Cuatro Fantásticos, los Vengadores, Namor, Iron Man, Pantera Negra, etc.

Por estas épocas, Black Panther (T’Challa) abandona su vida de aventurero (en muchos sentidos) y se casa con la Mujer-X Tormenta, hija de una princesa keniana, ladrona infantil, lideresa de los X-Men y la nueva Reina Ororo. El motivo fue la necesidad de establecer una familia real para el gobierno monárquico y aislacionista de Wakanda, que había estado descuidado por las aventuras del heredero al trono. El valor estratégico de Wakanda reside en su avanzado nivel tecnológico y místico, décadas por encima del resto del mundo gracias a que evitaron los enfrentamientos tribales y la colonización europea que minaron a las naciones vecinas, además de disponer del preciado vibranium, capaz de absorber cualquier tipo de energía.

Como luna de miel, T’Challa y Tormenta se embarcan en un tour mundial para definir sus relaciones con otros gobernantes superhumanos, como Namor de Atlantis, Blackbolt de los Inhumanos, Tony Stark en los Estados Unidos y Doom en Latveria. Es aquí donde se plantan las semillas del conflicto. Mientras tanto, la pareja real se pasaría unos meses asilados en el Edificio Baxter, reemplazando a los Richards como parte de los Cuatro Fantásticos tras la Civil War. Destacamos a Walter Declun, el ex mandamás de Damage Control, y uno de los principales beneficiarios del conflicto superhumano, quien es rescatado por Doom después de que Wolverine casi lo mata en su investigación del causante verdadero del incidente de Stamford.

Ya adentrados en los tiempos después de la Invasión Skrull, y habiendo repelido con éxito a los alienígenas, T’Challa acude al llamado de Doom para discutir asuntos de Estado en su castillo de Latveria. Como en cualquier reunión en el castillo de Latveria, termina en una emboscada donde los Doombots acaban con las guardaespaldas de T’Challa y dejan al monarca gravemente herido. Debido al cabal formado por Norman Osborn, Doom, Loki, Emma Frost y Namor, la nación africana no tiene quien le eche una mano en el instante. La inestabilidad política de tener un rey incapacitado lleva a Tormenta y el resto de la corte a hacerse cargo de una revuelta de disidentes, los Desturi. La hermana de T’Challa, Shuri, reconoce el daño moral de no tener una Pantera Negra y se somete, con dificultad, al rito y el juicio del Dios Pantera. En paralelo, T’Challa y Shuri viajan por el mundo reclutando aliados para su causa. Al no poder tener ayuda oficial de los X-Men, exiliados en la isla artificial Utopia, consiguen que Wolverine, Coloso, Nightcrawler y los Cuatro Fantásticos los apoyen, además de todo el ejército de guardaespaldas royales, las Dora Milaje. Luego se revelaría que Walter Declun, con su pericia en el mundo de los negocios y una logística truculenta, estaba ocultando todas las acciones y plantas de producción de Doom, haciendo cada movimiento hasta ahora irrastreable.

Todo detona cuando Doom decide atacar Wakanda, apoyado por su facción de simpatizantes en el pueblo y el ejército, y efectivamente tomar posesión del palacio, construido encima del reservorio de vibranium. Usando a Tormenta y los miembros de la corte como rehenes, se abre paso a través de las múltiples cerraduras. Y aquí es donde se pone bueno: Victor Von Doom se despoja de todas sus armas y posturas para revelarse tal cual al veredicto de Bast, el Dios Pantera, en la última prueba para acceder a la bóveda, una prueba de pureza. La exposición que logra Jonathan Maberry, con un Doom arrogante y seguro, enfrentando a una divinidad con la mayor claridad de las intenciones y demostrándole, en un discurso de verdad maquiavélico, la justificación de todos sus actos y la violencia cometidos para alcanzar su idea del orden: un futuro perfecto, bajo el poder de Doom, pero también el único futuro, entre miles que tanto Bast y Doom pudieron avistar con su magia, donde la humanidad se libraría de todas sus dolencias.

Una idea similar ocurría a finales de la primera serie de Exiles, una historia en la que un Doom no desfigurado había logrado el mundo utópico eliminando todos los impulsos de la humanidad. Pero lo que Chris Claremont, pasada su mejor etapa, no logró fue el sentido de soberbia del villano creyendo en su proyecto vital, reconociendo los daños presentes como necesarios para lograr su futuro ideal, una idea mucho más rica que el simple megalomaníaco que quiere “conquistar el mundo” (que también suele ser su caracterización regular). Y además, la gravedad de la situación, la vulnerabilidad y transparencia con la que el malo de la historia tiene que presentarse a un poder mucho mayor que él. Es muy diferente a lanzar un monólogo contra Reed Richards, el que siempre acierta cuando él se equivoca, Namor, el especímen físico perfecto, o Tony Stark, su rival en la guerra de armaduras. Ante todos ellos Doom tiene que pontificar, convertir cualquier diferencia en un combate de egos, y siempre guardarse un señuelo robótico, un arma escondida o una ruta de escape en caso de encontrarse en desventaja. Maberry usa esta prueba mística para convencernos de la sinceridad del discurso de Doom, y eso es un ejemplo de su maestría para convertir una historia que podría pasar desapercibida en el estudio más emocionante de las motivaciones del villano más sobreexpuesto de la década.

Doomwar se encuentra en este momento (abril de 2010) en su tercer número de seis. Así que el que está interesado todavía puede buscarla por el medio que pueda. Dependiendo de cómo se resuelva y se replique a la excelente exposición de Doom, me valdría la pena conseguir el TPB.