Posts

El señor Marreros, Cueto y la piratería

Hoy, en la lista de correos de Cinemaperú (con ajuste de línea para que no se alargue mucho el post):

Por culpa de Piratas Hector Marreros se retira del cine
Enviado por: “Hector marreros” teacaja@yahoo.es   teacaja
Lun, 5 de Mayo, 2008 6:08 pm
hola:
Amigos de cinemaperu,la pirateria destruyo a Hector Marreros,la quiebra de la reciente produccion
cajamarquina MADRE DOLOROSA, se vio afectada por la inundacion de peliculas piratas,SONOVISO y Marreros ,son los unicos perdedores economicamente,como combatirla,marreros para el deleite de sus
destructores,ANUNCIO ENFATICAMENTE..VOY DEL CINE.. y retiro a su casa de campo..
!!como apoyar a Hector..que da€ ¦ño a hecho la pirateria al cine cajamarquino..no podemos permitir que Hector deje de producir cine…AYUDA AMIGOS.AL CINEASTA CAJAMARQUINO.

Johnny Peralta.
prensa y propaganda c.c.t.c.

Este rasgado de vestiduras, este clamor al cielo digno de un Job cubierto en llagas o del faraón al recibir la décima plaga de Egipto, no podía dejar de recordarme al artículo de Alonso Cueto en Perú21 sobre la intervención de la municipalidad en los puestos de DVDs en Polvos Azules. Sería bueno tener una copia de la película del señor Marreros. Obviamente, pirata. No entiendo cómo puede uno autoglorificarse como cineasta (y para esto, videasta, cortometrajista o documentalista) al punto de creer que puede vivir en este país de su afición, y ser tan cabeza dura para renegar de la piratería en un medio donde ni las producciones ni las audiencias tienen suficiente presupuesto para considerar como una alternativa seria los ingresos por entradas o copias autorizadas sobrevaloradas. No sé a ciencia cierta si le corresponde esta descripción al pobrecillo, pero no se me ocurren otras formas de que puedas echarle la culpa a la piratería de tus pérdidas. Vienen preguntas: ¿Cómo hacen entonces los de Alpamayo, Lombardi y demás cineastas? Y si es injusto comparar la situación entre Lima y provincias, ¿cómo hace, en Ayacucho, Mélinton Eusebio con su cine de terror andino?

Héctor Marreros, no te conozco y puedes ser un buen tipo, pero si quisiste ignorar a la piratería mientras producías tu película, tú mismo te buscaste el fracaso. No fuiste atacado ni destruido por nadie, sólo tuviste una estrategia débil de mercado, que se trajo abajo tu trabajo (¡ajo-carajo!). O probablemente no tuviste la acogida suficiente para recuperar la inversión. Sería interesante estudiar el caso si no estuviera ya hasta el cuello en otras cosas. En la época en que las bandas nacionales buscaban formas de hacerle frente a la piratería redujeron el costo de sus discos, los vendían a precios bajísimos en conciertos, cargaban con gran parte del trabajo de comercialización ellos mismos, y cada vez que alguien cometía el error de decir “apoyen al músico nacional”, se solía decir: apoyo necesita el que no se puede valer por sí mismo.

Pero es sólo una opinión. Insisto, puede ser un buen tipo. Y tener una casa de campo muy bonita.

Posts

Un copypaste: Ni se te ocurra ir por ahí a filmar bautizos o poner curitas

Sólo para pasar el talán de algo que leí anoche:

¿”No te ves filmando bautizos, no te ves pegando curitas, no te ves construyendo un closet”? Así como para ser un chef preparado se necesita conocer los avatares del día a día entre sartenes sucias, cebollas por picar y peladores de papa, la Universidad pretende obviar este hecho e invita al estudiante a basurear al equipo operativo y ejecutor de las filmaciones de una empresa audiovisual, u olvidar que todo buen diseñador industrial necesitará saber cómo armar un closet antes de pretender hacer una serie de 500 mil unidades de exportación. La arrogancia inaudita de la universidad que habla es sorprendente, nos hiere y nos asusta.

Nos encantaría poder conocer las razones que impulsaron a su institución (y a Toronja que se encargó de la publicidad) a crear recursos de esta índole para convencer al entramado escolar que una “universidad que habla” y “que basurea las carreras técnicas o el derecho de piso que todos pagamos para crecer profesionalmente” es una mejor opción que apelar al prestigio, a la calidad de la enseñanza, o -lo que sería más mundano pero más fructífero- simplemente a la increíble capacidad del ser humano de decidir sobre su futuro libre de presiones ni mensajes de éxito soberbios. Disculpen el hígado pero así no juega Perú; desde esta tribuna, queremos una choledad inclusiva y tolerante.

Punto curioso: ¿otra vez Toronja? ‘Nuff said.

Visto en La Habitación de Henry Spencer.
El post completo está en Choledad Privada.