Cómics, Posts

Camino a Siege 6: El Rey Duende

La dinámica tradicional en el mundo del cómic de aventuras y superhéroes consiste en el protagonista intachable e indudablemente bueno defendiendo al inocente de un malhechor o villano con todas las características del malo. El giro copernicano de los 80’s y 90’s tiró por la borda una dicotomía tan básica y unidimensional, para poner la moralidad del protagonista en duda. Fue el auge del antihéroe, donde personajes como Ghost Rider, Punisher, Wolverine, Spawn, Hellboy, Hitman, etc., prevalecieron y cautivaron a los lectores por dos sencillas razones: porque todas sus fallas hacían más fácil al lector identificarse con los personajes y sus problemas, y porque nunca sabes con certeza cómo va a quedar el protagonista al final de la jornada. No va a recibir las llaves de la ciudad por sus acciones ni va a salir ileso del combate con el villano. Puede perder su trabajo, su reputación, a su familia, la persona amada o partes de su cuerpo, en una expresión viñeta a viñeta de la injusticia del mundo, la tragedia del héroe, la penitencia del que busca redención, y etcétera, etcétera.

Dark Reign, el puente de un año entre Secret Invasion y el regreso de la Era de Héroes según el plan de Brian M. Bendis, busca darle la vuelta a la tortilla de una manera que si bien no es del todo original, no recuerdo que se hubiera tratado antes con tanta intensidad: ahora los malos están a cargo de absolutamente todo.

Al final de la invasión skrull, Norman Osborn fue  el que le voló la cabeza a la reina de los alienígenas delante de las cámaras de televisión, mientras Iron Man, el líder de la mayor organización de defensa superhumana no sólo había fracasado en evitar la invasión, sino también había abandonado el campo de batalla por los desperfectos que los skrull provocaron en su armadura.

Ahora el máximo policía de los Estados Unidos era un hombre que solía volar entre los edificios de Nueva York montado en un deslizador con forma de murciélago, vestido como un duende y lanzando calabazas explosivas a quien pudiera. Claro está, Osborn ya tenía un background de alto perfil antes de convertirse en el Duende Verde. Solía ser un exitoso hombre de negocios, y un prominente inventor de armas y tecnología para fines militares. Es decir, fue el camino que lo llevó a obtener todos los juguetes y la fórmula del Duende. Fue apresado por sus crímenes e incorporado, gracias a sus habilidades de management, a la versión post-Civil War de los Thunderbolts, un programa de reivindicación para súper criminales, teniendo a su cargo joyitas como Bullseye, Venom, Moonstone, además de los ya regenerados Hombre Radiactivo, Songbird y Swordman (Andreas Strucker).

¿Qué es lo primero que hace una mente criminal a quien le han confiado la seguridad de un país y el control sobre una considerable población de psicópatas y bombas atómicas andantes? Pues sentar a los más peligrosos y hacerlos ponerse de acuerdo para seguir haciendo de las suyas mientras aparentan que todo está bien. De esta manera, forman la versión perversa de los Illuminati, el Cabal: Osborn (por Tony Stark, los héroes oficiales), Namor (miembro de ambos), Dr. Doom (por Reed Richards, la parte científica), Emma Frost (por Charles Xavier, los mutantes), Loki (por Dr. Strange, representa la magia) y The Hood (por Blackbolt, dirigiendo una comunidad superhumana, en este caso los súper-criminales comunes). Todos ellos mantenidos a raya por un misterioso personaje secreto aún no revelado.

Una coalición tan volátil no tardó mucho en resquebrajarse. Namor y Doom ya se traían acuerdos secretos, y Namor y Emma Frost compartían un cierto pasado tormentoso. Cuando Osborn se metió con los mutantes concentrados en San Francisco (Utopia), Frost y Namor (también mutante) le dieron la espalda al Cabal y se concentraron en ayudar a Cíclope con el exilio mutante. Sus lugares serían cubiertos por Taskmaster, ahora líder del centro de entrenamiento de Camp Hammond, una decisión unilateral de Osborn que desagradó a sus co-conspiradores. Para colmo, Loki hizo su propia jugada y le ofreció a Hood una forma de recuperar sus poderes después de que el nuevo Hechicero Supremo, Doctor Voodoo, exorcisara a Dormammu de su capa mágica, dejando el equilibrio de poderes en la mesa de Osborn totalmente deshecho.

Tema aparte son los Vengadores Oscuros, en realidad los Vengadores Oficiales ante Osborn y el gobierno estadounidense. Combinando a sus ex-Thunderbolts Bullseye (“Hawkeye“), Venom (“Spider-Man“) y Moonstone (“Ms. Marvel“), además de Daken (hijo de y rebautizado como “Wolverine“), el híbrido kree Noh-Varr (ex-Marvel Boy y ahora “Capitán Marvel“), Sentry (“con el poder de un millón de soles en explosión”)  y Ares (dios de la Guerra), Osborn les dio trajes y nombres clave de héroes tradicionales y los presentó al público como los nuevos y eficientes Vengadores, consigo mismo a la cabeza, bajo la identidad del Iron Patriot (una modificación de la armadura de Iron Man reforazada con el simbolismo del Capitán América). Una vez más, un grupo de egos inmensos chocando entre sí constantemente pero controlados por lo que hace a cada uno funcionar: antisicóticos, dinero, poder, aventura, o el sentimiento de tener control sobre sí mismos.

Estos son los protagonistas por los que nunca esperaste estar sentado al borde del asiento pensando en cuándo y cómo se va a ir todo al demonio. Porque sus victorias aquí, aunque significativas (contra Morgana LeFay o el Hombre Molécula, por ejemplo), siguen siendo victorias de villanos contra villanos. Ni siquiera cuando se enfrentan a los héroes reales sabes qué ocurrirá, sólo que los buenos muy probablemente sólo consigan una victoria parcial.

Dark Reign no tiene la facilidad que tienen los eventos normales de estar contenido en un cierto número de títulos (Civil War superaba los 80 números, según mis cuentas). Al ser el nuevo orden mundial de Osborn un elemento compartido en todo el Universo Marvel (o al menos la parte que opere en la Tierra y los Estados Unidos), prácticamente cada título de la editorial ha tenido un membrete de Dark Reign en la portada durante el 2009. Y una prueba de ello es La Lista, una serie no articulada de 8 one-shots que documentan la manera en que Norman Osborne trata de actuar proactivamente sobre los problemas que él considera está en sus manos resolver después del fiasco con los mutantes en Utopia:

  • Los Vengadores subterráneos de Luke Cage y Clint Barton (Ronin/Hawkeye), en especial desde que Barton se presentó en la televisión a denunciar las artimañas de los Vengadores Oscuros. Resulta en la captura de Barton en la Torre de los Vengadores.
  • Los Hombres-X en Utopia, tratando de poner en aprietos a Namor usando a una versión sobremutada de sus antiguas amantes, la anfibia extraterrestre Marrina.
  • La sola existencia de Nick Furia y sus Secret Warriors, que amenaza directamente su cargo. Basta decir que, con Ares haciéndose el de la vista gorda,  Furia logró tachar un ítem de su lista: pegarle un puñetazo a Norman.
  • Daredevil, como nuevo líder de la Mano. Una trampa tendida entre Bullseye, Lady Bullseye y el Kingpin. No logra su cometido y sirve como un puente entre historias de la serie regular.
  • El Proyecto Arma-Plus y sus atractivos secretos en el desarrollo de armas vivientes superhumanas. Frustrado por la intervención de Wolverine, Fantomex y el disidente Noh-Varr.
  • Hulk, o mejor dicho Bruce Banner y Skaar, el Hijo de Hulk. Más tonelaje y trucos bajo la manga del que podría manejar.
  • Punisher, recibe la peor parte y cae a manos de Daken en un enfrentamiento brutal. Literalmente Frank Castle acaba hecho pedazos.
  • Spider-man, el eterno enemigo del Duende Verde, ahora que logró hacer su identidad secreta otra vez, no podía arriesgarse. Peter Parker termina contraatacando desde su identidad civil, publicando videos de seguridad sobre los experimentos clandestinos de Osborn.

Asgard, que no es parte de los one-shots, pero es el último ítem de la Lista: un reino, toda una nación soberana llena de seres que se hacen llamar dioses y que flota sobre las planicies de Oklahoma, en el corazón de los Estados Unidos. Con un poco de asesoría de Loki, y a manera de homenaje al inicio de Civil War, el Cabal monta una catástrofe en un estadio de fútbol americano, colocando como chivo expiatorio al asgardiano Volstagg. Saltándose el permiso presidencial para invadir una nación extranjera, Osborn coge a su ejército de supervillanos y empieza el Asedio de Asgard.

Empieza Siege.

Anuncios
Cómics, Posts

Camino a Siege 5: La Invasión Skrull

Llegado el 2008, y siguiendo los hechos de New Avengers y New Avengers: Illuminati, se libera la invasión skrull sobre la Tierra, o Secret Invasion. Cuando los Nuevos Vengadores (Luke Cage, Iron Fist, Spider-Woman, Spider-Man, Ronin/Hawkeye, Doctor Strange y Wolverine) viajan a Japón a responder un llamado de auxilio de Ronin/Echo, quien estaba infiltrando a la secta ninja criminal de La Mano, dirigida entonces por Elektra. Tenemos lo que parecía una ya clásica escena de combate de Bendis entre sus Vengadores y un montón de ninjas. En plena batalla, Echo atraviesa a Elektra de un katanazo y los Vengadores descubren que en realidad se trataba de un skrull (una raza de conquistadores metamorfos), infiltrándose en una de las organizaciones subterráneas más poderosas del planeta. Spider-Woman, tras inhabilitar a su equipo en el viaje de regreso, le lleva el cuerpo de la skrull a Iron Man.

Al enterarse Tony Stark, convoca a los Illuminati para debatir el asunto. Sin embargo, la reunión se interrumpe cuando Blackbolt demuestra ser un super-skrull con todos sus poderes combinados, ayudado por dos super-skrulls más, usando los poderes de los X-Men y los Vengadores clásicos. Los Illuminati ganan la batalla, pero su peor temor estaba confirmado: los skrulls estaban infiltrándose en los grupos de poder de la Tierra, y ninguna de las habilidades físicas, científicas o mágicas de nuestros héroes podian detectarlos. Incluso el Capitán Marvel, reaparecido hacía poco, descubre que era un skrull programado a manera de sleeper agent, creyendo que era efectivamente el difunto héroe pero descubriéndolo mucho antes de la invasión. Termina la etapa de Infiltración.

En un nuevo intento por develar el proceso mediante el cual los skrulls en el mundo se habían hecho indetectables, Tony Stark, Reed Richards y Hank Pym se reúnen en un laboratorio secreto. A la par, Dum Dum Dugan, el máximo hombre de confianza de nick Furia, visita la base en órbita de S.W.O.R.D.. En la Tierra Salvaje (un Mundo-Perdido-en-la-Antártida), los equipos oficial y subterráneo de Vengadores responden a la caída de una nave espacial, dejando la Torre de los Vengadores en manos del mayordomo Edwin Jarvis. Y en el Edificio Baxter, un turista se transforma en la Mujer Invisible e infiltra el portal a la Zona Negativa.

En un movimiento coordinado, Pym* dispara a Richards a traición (tan pronto Stark partía a Tierra Salvaje); Dugan detona una bomba que dispersa a todo S.W.O.R.D. por el espacio; un portal interdimensional se abre, absorbiendo la base de los Cuatro Fantásticos consigo; Jarvis, en la Torre de los Vengadores, introduce un virus en la red de Tony Stark, inutilizando toda la tecnología de S.H.I.E.L.D. y Iron Man, Stark incluído; y una nave maltrecha deja escapar a varios Vengadores en actividad con sus atuendos setenteros, incluyendo a varios fallecidos, como Jean Grey, el Capitán América y Mockingbird.

Con la caída de buena parte de la seguridad y las tecnologías del mundo, los skrull declaran su victoria abiertamente ante la población mundial, desplegando tropas de super-skrulls con las más variadas combinaciones de poderes por las ciudades. Todos los grupos de héroes cumplen una parte en repeler a los alienígenas:

  • La Iniciativa de los 50 Estados, con su centro en Camp Hammond, se dedica a identificar a los agentes infiltrados en cada equipo y desactivar las trampas colocadas por Pym en cada portal a la Zona Negativa.
  • La defensa de Nueva York queda en manos de los Secret Warriors de Nick Furia, los Jóvenes Vengadores y Ms. Marvel. Otros héroes, como X-Factor, She-Hulk, Punisher y los New Warriors hacían lo propio en sus ciudades.
  • Hércules, Amadeus Cho y el Escuadrón de Dioses (Amatsu-Mikaboshi, Demogorge, Snowbird y Ajak) visitan el panteón skrull para evitar ser absorbidos y consumidos por la religión alienígena.
  • La Pantera Negra y compañía combinan la estrategia militar y tecnología de punta de Wakanda para arrasar con los invasores, y dejan como advertencia sus cabezas atravesadas con lanzas alrededor de sus tierras.
  • Pete Wisdom y MI:13 enfrentan a los sacerdotes y místicos skrull robándose las fuentes de poder mágico en el Lugar Peligroso. Con la magia desaparecida, Wisdom libera a Merlín (enloquecido años atrás por la Furia), permitiendo la resurrección de Capitán Bretaña, pero liberando a todos los demonios y hechiceros oscuros.
  • La Antorcha Humana, la Mole, Franklin y Valeria Richards logran regresar de la Zona Negativa gracias a la ayuda de los enemigos de los Cuatro Fantásticos encerrados en la prisión 42.
  • Thor, Beta Ray Bill y los asgardianos en su ciudad flotante sobre Oklahoma enfrentan a un grupo de skrulls que robaron el poder de Stormbreaker, el martillo de BRB y capaz de rivalizar a Mjolnir.
  • Los Thunderbolts de Norman Osborn reciben la visita de Mar-Vell, y Osborn lo convence de tomar partido por la Tierra. Inmediatamente después, emprenden el viaje para defender ashington D.C.
  • Los X-Men defienden San Francisco con técnicas de guerrilla, y la Bestia se enfrenta a Cíclope ante la posibilidad de desarrollar una guerra biológica.
  • Los Inhumanos descubrirían que el Blackbolt que sucumbió a manos de Hulk eran un impostor y se dedican a rescatar a su rey. Como consecuencia, la familia real decide que los Inhumanos deberían dejar de vivir como refugiados y asumir el papel que sus creadores Kree planearon para ellos milenios atrás.
  • Maria Hill, directora interina de S.H.I.E.L.D., confronta a Jarvis en el Helicarrier, en el Triángulo de las Bermudas. Usando una página del libro de Nick Furia, usa un LMD para hacer volar el vehículo.
  • Spider-Woman se revela como la Reina Veranke de los Skrull ante Tony Stark y trata de convencerlo de que él también es un extraterrestre.
  • Abigail Brand, directora de S.W.O.R.D., infiltra una nave skrull y libera a Mr. Fantástico. Con el factor sorpresa de su parte, Richards construye un rayo para descubrir a los impostores skrull y logra desenmascarar a los héroes “duplicados” en Tierra Salvaje, permitiendo a los Vengadores volver a Nueva York.

Una vez concentrados los héroes en Nueva York, y con la primera reunión desde Disassembled de Thor, Iron Man y el nuevo Capitán América, Bucky Barnes. Adicionalmente, todos los equipos de Vengadores, héroes individuales, los Secret Warriors, Thunderbolts, e inclusive los villanos organizados de The Hood.

Dos momentos puntúan el fin de la Batalla de Central Park: con su tecnología comprometida, Tony Stark agota las reservas de energía de una de sus antiguas armaduras y abandona el lugar delante de las cámaras de televisión. Ronin/Hawkeye, enojado porque los skrulls le hicieron creer que su difunta esposa Mockingbird había vuelto, logra atravesarle la mandíbula a Spider-Woman/Veranke, sin que el ataque fuera mortal. Viéndose en peligro, los skrulls usan a su arma secreta, Janet Van Dyne. La Avispa, es víctima de una bomba biológica que Henry Pym, su ex esposo, ex Hombre Hormiga y ex Hombre Gigante, le había introducido tiempo atrás bajo la forma de una fórmula mejorada de la Mujer Gigante.

La infección afectó a todos los humanos presentes en el campo de batalla y tuvo que ser Thor, con los poderes de teletransportación de su martillo Mjolnir, quien la desapareciera antes de que el daño fuera incontenible.

Y en segundo lugar, con el último contraataque de los skrull, y los héroes iracundos ante la pérdida de una de las Vengadoras originales y más queridas, se arrojan con todo contra Spider-Woman/Veranke, Pym, Dugan y todos los super-skrulls. Y con Ronin/Hawkeye, Wolverine, el Capitán América y Thor en la primera línea, sólo uno de los presentes logra atestar el tiro de gracia y el que terminaría con la guerra: Norman Osborn, director del programa Thunderbolts, ex criminal superhumano conocido y aparentemente reformado, y ex Duende Verde.

En consecuencia, Tony Stark es destituído de su cargo en S.H.I.E.L.D. y Osborn es puesto a cargo de la situación, junto a sus antiguos Thunderbolts disfrazados de Vengadores.

Empieza el Reinado Oscuro o Dark Reign.

(*): En adelante amos a usar el color verde para identificar a los duplicados skrull sin tener que repetir la palabra.
Cómics, Posts

Camino a Siege 4: HULK SMASH!

En el capítulo anterior mencioné el papel de los Illuminati en la desaparición de Hulk de la Tierra previamente a su separación por la Civil War. Como vamos atrasados en la publicación de los posts de Camino a Siege, haré esto corto. Planet Hulk es obra de Greg Pak, una mezcla de ópera espacial con historia de gladiadores y trip chamánico en un planeta regido por la ley del más fuerte. Todo parte de una irregularidad en el viaje de exilio de Hulk a algún planeta pacífico y sin vida inteligente, una especie de paraíso inocente donde Hulk pudiera vivir sin ser molestado por nadie.

Pero en cambio, un agujero de gusano (que son los desvíos equivocados de los viajes espaciales) lo termina desviando a Sakaar. En Sakaar, un planeta habitado por una especie insectoide esclava y una clase regente de humanoides rojos que gobiernan al estilo de la Roma imperial, Hulk es esclavizado gracias a los discos de obediencia, inductores de dolor, que inadvertidamente previenen que revierta a Bruce Banner al comienzo (luego sería por el constante estrés de la batalla). Y también está el tema aquel de que sus amigos lo expulsaron de la Tierra para mantenerlo enojado un rato más.

Silver Savage (Silver Surfer) vs. Green Scar (Hulk)

Sometido, el Gigante Verde es condenado a entretener al populacho en las arenas como gladiador. Y como en Gladiador, cabe decir, se acaba forjando un grupo de compañeros (los Warbound) y ganando la admiración del público, algo que desagradó al Emperador Rojo (mezcla de Cómodo en Gladiador con Obadiah Stane en Iron Man). Los Warbound principales eran:

  • Miek, un insecto antropomorfo maltratado por la vida. El rencor hecho bomba de tiempo.
  • Korg el Kronano o Saturniano, uno de los Hombres de Roca con los que luchó Thor alguna vez.
  • Hiroim el Humillado, un exiliado de la Gente Sombra. Obi-Wan y Anakin pre-Vader en uno.
  • Sin-Nombre, un eslizoide del Nido (Brood). Sanguinario por naturaleza.
  • Elloe Kaifi y Lavin Skee, la aristócrata y su guardaespaldas, víctimas de una venganza política.
  • Caiera, ex guardaespaldas imperial, fugitiva, e interés amoroso de cierto tipo verde y gritón.

Y bueno, más Gladiador, el Emperador y Hulk se enfrentan en la arena, uno no es tan buen perdedor, hay muchas más peleas, monstruos, el Silver Surfer (convertido temporalmente en el Silver Savage), y la súbita liberación de todos los esclavos gracias a que estas dos baterías vivientes sobrecargaron los “discos de obediencia”.

Como resultado, Hulk se vuelve un líder rebelde, en coalición con la Gente Sombra, los Insectos y las Púas parásitas, muy parecido al reencuentro espiritual y la reconciliación de su parte salvaje con el intelecto de Banner que ya había alcanzado con los aborígenes en House Of M. Como resultado, tenemos a un Hulk motivado, inteligente, hábil en cuanto a estrategia, y con amigos igualmente poderosos*.

Como es imposible mantener una publicación serializada por mucho tiempo mientras las cosas sean felices y todos coman perdices, Pak decidió que, ni bien acababa Planet Hulk, todo se le iba a ir al demonio al pobre de Hulk/Banner.

Resulta que en el nuevo orden establecido por Hulk tanto la antigua clase alta (los rojos) como los esclavos (los insectos) iban a ser tratados como iguales.

Esto no le gustó a Miek, que quería sólo venganza y sangre, así que saboteó la misma nave en la que Richards, Stark y compañía expulsaron a Hulk de la Tierra, provocando una explosión que mataría a un millón de personas en la ciudad capital de Sakaar, incluidos su esposa Caiera y su hijo por nacer. Creyendo que el atentado era una segunda trampa de sus antiguos amigos, Hulk emprende un viaje por el espacio, a declararle la guerra a los supuestos héroes de la Tierra por su ataque traicionero.

Viene la World War Hulk.

World War Hulk, a pesar de ser un festival de porrazos donde el resultado de cada número es “un montón de héroes de la Tierra se pelean contra los amigos de Hulk hasta que llega Hulk y los destroza porque es más listo que antes”, es en realidad un evento divertido y apropiado, considerando que seguía a todo el alboroto con tintes políticos de Civil War. El paso de debatir sobre los límites del control gubernamental, la paranoia de la seguridad interna en los Estados Unidos y hasta qué punto uno puede tomar la justicia por sus manos, a preguntarse quién pega más, si Hulk o todo el mundo, fue el respiro justo para el 2007.

Sin mayores complicaciones argumentales, Hulk llega para desquitarse de Richards, Blackbolt, Strange y Stark (Xavier estaba desaparecido y Namor había sido el único que no estuvo de acuerdo en la reunión de los Illuminati). Manhattan es evacuada mientras todos los héroes y el ejército estadounidense luchan contra los Warbound. Además, un pequeño grupo de Renegados (Hércules, Namora, Ángel y Amadeus Cho) se ponen de lado de los invasores. En paralelo Hulk recolecta a sus “enemigos” tras cada batalla:

  • A Blackbolt (en ese entonces un impostor Skrull) en la ciudad de Atillan, en la Luna, abriéndose paso contra su súper grito.
  • A Stark, destruyendo su última armadura Hulkbuster, a golpe limpio.
  • A Richards, que intentó tranquilizarlo con una luz que emulaba al Sentry, y después de pasar por encima de los Cuatro Fantásticos, T’Challa y Tormenta.
  • Al Doctor Strange, rompiendo sus manos y quitándole la habilidad de usar magia, y a pesar de haber recurrido al poder del demonio Zom.
  • Mención honoraria: Charles Xavier, que se salvó por poco cuando Hulk se enteró de las pérdidas mutantes tras el Día-M.

Luego convierte el Madison Square Garden en una arena donde pone a los Illuminati a luchar entre sí. Para evitar el desastre inminente, el presidente de los U.S. de A. logra convencer al Sentry de superar sus inseguridades y salvar el día. Ambos colosos luchan hasta el fin y se revierten a sus respectivas formas de Robert Reynolds y Bruce Banner. Cuando parecía que todo estaba resuelto, Miek, que seguía sediento de sangre, arroja una lanza a Banner, que en cambio atraviesa a Rick Jones (el chico a quien Banner salvó hacía años de la explosión que lo transformó, que estaba tratando de hacer razonar a Hulk). Finalmente, es necesario un rayo láser concentrado lanzado de los satélites en órbita de Stark para volver a noquear al Gigante Verde.

Como consecuencia de WWH, la ciudad de Nueva York queda destrozada, junto a la confianza del público en la comunidad superheróica y en Iron Man como hombre a cargo de cuidar a la ciudadanía de este tipo preciso de amenazas. Los Warbound se quedan varados sin propósito en la Tierra, y Banner termina en una bóveda subterránea bajo el cuidado del General Ross.

Los héroes antiregistro que se presentaron a la batalla recibieron la amnistía de Stark por haber luchado contra el gobierno en la Civil War, pero seguían operando fuera de la ley. Strange empieza a cuestionarse su posición como Hechicero Supremo y al poco tiempo cedería el puesto a Doctor Voodoo.

Editorialmente, el único cambio que prosperó fue el paso de Incredible Hulk a Incredible Hercules, siguiendo las aventuras de Hércules y Amadeus Cho, mientras todo lo relacionado con la gente-gamma se relanzaba como Hulk, y luego el retorno de Incredible Hulk para celebrar su número 600.

* Añadido en algún día de  febrero: Es más, para una versión reducida (que la saga de Planet Hulk se tira unos 14-16 números con facilidad), ya anda flotando por la red y en DVD la versión animada, bien recibida a nivel de crítica.
Cómics, Posts

Camino a Siege 3: Héroes en guerra

Los grandes eventos que sucedieron a House of M fijaron dos estilos diametralmente opuestos e igualmente efectivos de crear megaeventos con docenas de tie-ins y postergaciones toleradas en pos de un nivel parejo de calidad. Partiendo de otra premisa “bendiana”, la de un círculo secreto de superhumanos que deciden el futuro de la comunidad heróica, Mark Millar derivó Civil War, la historia del Acta de Registro de Superhumanos y el impacto que esta decisión política tendría sobre nuestros personajes favoritos, y Greg Pak establecería el campo de juego para World War Hulk, la venganza del Goliat Esmeralda contra los que quisieron expulsarlo de la faz de la Tierra.

Todo empezó con los Illuminati. Después de la Guerra Kree-Skrull, cuando ambas razas alienígenas intentaron apoderarse de la Tierra para integrarla a sus respectivos imperios, Namor (monarca de Atlantis), Iron Man (fundador y mecenas de los Vengadores), Charles Xavier (fundador de los X-Men y defensor de los derechos mutantes), Stephen Strange (Hechicero Supremo), Reed Richards (el hombre más listo del mundo y líder de los 4 Fantásticos), Black Panther (rey de Wakanda) y Black Bolt (rey de los Inhumanos) se reunieron para analizar la invasión y pensar qué pudieron haber hecho para prevenirla y qué harán en adelante, como conjunto para evitar sucesos similares. Esta forma de actuar a espaldas de sus compañeros repugnó a T’Challa, la Pantera Negra, y el grupo quedó reducido a 6, quienes se reunieron en varias ocasiones para discutir diferentes temas, como se ve en la miniserie New Avengers: Illuminati.

Esta asamblea secreta decidió en un momento hacerse cargo de Hulk. Siendo sólo cuestión de tiempo saber cuándo el alter-ego de Bruce Banner llegaría demasiado lejos, la solución más humana para Richards y Stark fue enviarlo a algún planeta pacífico donde pudiera vivir sin que lo molesten. Como es lógico, todo sale mal y ocurren los hechos de Planet Hulk, de la que hablaremos en la próxima parte.

A la par, el gobierno estadounidense estaba planteando el Acta de Registro de Super Humanos (SHRA en inglés), que pretendía hacer responsables de sus actos y los daños públicos provocados con ellos a los superhumanos, villanos y héroes por igual. El tema es lógico porque cada vez que dos de estos personajes se enfrentan hay paredes derrumbadas, autos volando por los aires y transeúntes aterrorizados. Algunas organizaciones como los Vengadores y los Cuatro Fantásticos tenían un fondo para reponer los daños, pero el héroe común, como un Spider-Man o Daredevil simplemente vencía, capturaba al malhechor, y dejaba que la policía se hiciera cargo mientras se ocultaba en su hogar a curar sus heridas.

El debate ficticio se disparó cuando los Nuevos Guerreros, un equipo de jóvenes héroes que se ganaban la vida vendiendo los derechos de transmisión de sus aventuras a manera de reality show, confrontaron a un equipo de villanos fugitivos entre los que se encontraba el mutante Nitro. Acorralado, Nitro usó su poder para explotar y acabar con 612 personas, incluyendo a los NG y muchos niños de un colegio público.

El incidente abrió la serie Civil War, escrita por Mark Millar, quien otorga una fuerte carga social y política, además de apoyarse mucho en el valor de impacto para sus guiones, y el debate literario se hizo debate real. Los foros en la red se dividieron entre pro y anti registro, y cada título enfocaba sus historias en la preferencia de cada personaje. Iron Man, Reed Richards, Hank Pym y Ms. Marvel apoyaron el SHRA, mientras el Capitán América, los Jóvenes Vengadores, Hércules, la Mujer Invisible y la Antorcha Humana encabezaban la resistencia subterránea.

Casos especiales fueron la Mole, que se mantuvo neutral y huyó a Francia un tiempo; Firestar, que renunció a toda actividad heróica; y Spider-Man, quien combatió primero del lado de Tony Stark y luego con Steve Rogers, conociendo el lado oscuro de la SHRA, siendo traicionado en el proceso y tratado como un criminal y un fugitivo por sus antiguos aliados.

La Guerra Civil Superhumana se resuelve en Times Square, cuando el Capitán América, con Iron Man vencido a sus pies, se da cuenta del daño que estaban haciendo luchando entre sí y el miedo que inspiraban en la misma gente a la que pretendían ayudar. El Capi se rinde, es capturado y encerrado hasta el día de su juicio. En las páginas del Captain America de Ed Brubaker, es Crossbones, protegido del Red Skull, el que dispara a Rogers en público. Como parte del complot, Sharon Carter termina el trabajo, pero esa es otra historia.

Con el fin de la Guerra Civil, Tony Stark se queda a cargo de S.H.I.E.L.D. y, por orden gubernamental, del control de toda la actividad superhumana de los Estados Unidos. En el lado pro, empieza La Iniciativa (Avengers: The Initiative), un programa gubernamental de entrenamiento liderado por Pym, Stark, Henry Gyrich y Jim Rhodes (War Machine). Los anti se dispersan como fugitivos, encabezados por los Nuevos Vengadores. Un punto importante es que, con su clásico genio e iniciativa, Iron Man se convierte en uno de los personaje más vistos en el Universo Marvel, en gran parte gracias a las mejoras del virus Extremis, como una especie de gran sheriff superhumano. Inlcusive, con el tiempo, empezaría a hacerse de la vista gorda con sus ex aliados que seguían sin registrarse, no sin volverse una espina en el costado de los héroes (y muchos lectores) por meses. Ayudó mucho en eso la World War Hulk, que es el tema del próximo post.

Cómics, Posts

Camino a Siege 2.5: 198 Mutantes + 1 Mesías

¿Qué pasa cuando una población desciende drásticamente de varios millones a unos cientos? ¿Qué pasa cuando lo que te ha definido toda la vida cambia de la noche a la mañana y tienes que empezar a vivir una nueva vida? ¿Qué te mantiene unido a tu grupo cuando ese ingrediente común desaparece? ¿Por qué lucharás o qué causas defenderás cuando toda la vida has sido diferente y ahora no? Esas son algunas de las preguntas que desencadena en el universo mutante marvelita la secuela de House of M, denominada Decimation o Diezmados en la traducción española.

Después de que Wanda Maximoff, la Bruja Escarlata sentenciara “no más mutantes” al final de HoM, y de acuerdo al registro “oficial” de las agencias de control de superhumanos como S.H.I.E.L.D. y el Comité de Actividades Superhumanas, en el mundo sólo quedaban 198 mutantes. Encabezando la lista de los desahuciados se encontraban Charles Xavier, vagando a pie nuevamente por las islas británicas, Eric Lensherr, abatido en las ruinas de Genosha, Pietro Maximoff, viviendo los días más lentos de su vida en las calles de Nueva York, y Wanda Maximoff, amnésica en las Montañas Wundagore donde creció junto a su hermano y su familia adoptiva de gitanos.

El resto no la tuvo tan fácil. En la Mansión X, Scott Summers, el Hombre-X conocido como Cíclope, tenía que afrontar que casi no quedaban estudiantes mutantes en el campus, además de las crisis personales de diferentes miembros del staff. Polaris, Jubilee, Dani Moonstar, Tag, Icarus, Prodigy, Chamber, Rictor, y ex villanos como Blob, intentaron adaptarse a llevar vidas normales, aunque la mayoría de ellos encontró formas de seguir apoyando a los Equipos-X o recuperar de alguna forma sus poderes.

Entre las historias de poderes recuperados tenemos a Polaris, por ejemplo, se convirtió en Peste, uno de los Jinetes de Apocalipsis (en el X-Men de Peter Milligan). Moonstar apeló a cierta entidad divina para acceder a sus poderes de Valquiria en el crossover Dark Avengers vs. Uncanny X-Men. Prodigy, en las páginas de New X-Men y con la ayuda de las trillizas Phoebe, Celeste y Mindee, desbloqueó en su cerebro los conocimientos que absorbió previamente con su poder mutante. Inclusive Rictor y Quicksilver, en las páginas de X-Factor, Son of M y Silent War, lograron reactivar sus poderes con los cristales terrígenos que los Inhumanos usaban para mutara sus infantes. En otros menos afortunados, los cristales sobrecargaron fatalmente a los sujetos, poniendo a los propios poderes en su contra.

Más adelante, y en las postrimerías de Civil War, un nuevo equipo de New Warriors estaría  conformado de jóvenes ex-mutantes intentando regresar a la actividad superheróica con tecnología pirateada de héroes y villanos. Jubilee, Angel Salvatore, Beak, Chamber, Redneck, Radian, Wind Dancer, Tattoo, Stacy X, el hermano del Night Trasher original y los cerebritos Grace y Kaz aparecieron en este título que duró unos 20 números.

Otro más alturista fue Henry McCoy, la Bestia. El miembro de los Hombres-X originales realizó en Endangered Species una peregrinación para encontrar formas de reactivar el gen mutante, incluyendo consultas a viejos enemigos y amigos como Kavita Rao, Forja, Reed Richards, Tony Stark, Henry Pym, Sr. Siniestro, el Alto Evolucionario, Doom, MODOK, Pandemic, Spiral, y su versión de la Era de Apocalipsis, la Bestia Oscura. Entre desenterrar a los muertos del campo de concentración Neverland, experimentar en uno de los hermanos Guthrie, revisar líneas temporales alternativas, buscar respuestas en planos superiores al alcance de la ciencia y confrontar cara a cara a la Bruja Escarlata en un entorno onírico, la búsqueda no llegó a más.

Es cuando entra la Trilogía del Mesías, que está por cerrarse el 2010 y será seguramente motivo de otro especial, así que la explicaré rápidamente. En Messiah Complex, un nuevo bebé mutante nace en un pueblo de Alaska. Por algún motivo Cerebro lo detecta y múltiples facciones se enfrentan por recuperarlo, incluyendo a los X-Men, los Purificadores, los Merodeadores y Cable, el hijo de Cíclope y Madeline Pryor ido y vuelto del futuro. Cable es el único que logra rescatar a la bebé y ofrece llevársela a algún momento en el futuro donde pudiera crecer a salvo, hasta que Bishop, venido de un futuro más cercano, se revela como el principal interesado en asesinarla. La persecución en el tiempo los lleva hasta un futuro donde gobierna el clon de Cable, Stryfe. Cable, la pequeña Hope, Bishop, Stryfe, Deadpool, Apocalipsis y X-Force se enfrentan en Messiah War, de donde Cable y Hope siguen huyendo hasta Second Comming, el capítulo final con Hope adulta y en pleno uso de sus poderes.

Esto fue, en grandes pinceladas, lo que pasó con el universo mutante a partir de House of M. En la próxima entrega tendremos guerras: Civil War y World War Hulk, los eventos que desencadenarían la crisis de los héroes.

Cómics, Posts

Camino a Siege 2: La caída de los mutantes

HouseOfM1Gatefold

El año 2005, mientras Quesada y compañía todavía estaban reajustando el curso del Universo Marvel después de los estragos ficticios y el éxito comercial de Avengers Disassembled, quedaba en la historia anterior un cabo suelto que podría revertirse por completo, inutilizando toda la trama de Bendis y sus planes al muy largo plazo. Es por eso que con un mínimo de tiempo entre megaeventos ocurre House of M, o Dinastía de M, la historia donde Wanda Maximoff, también conocida como la Bruja Escarlata, hija de Magneto, ex-terrorista mutante, ex-Vengadora, y responsable de la destrucción de dicho equipo, cambiaría una vez más el mundo de nuestros superhéroes para siempre.

Buscando demostrar un poco de proactividad, los equipos combinados de los Astonishing X-Men y los miembros de los Vengadores que todavía operaban individualmente se dirigen a la isla mutante de Genosha, donde Charles Xavier mantenía oculto a Magneto y a su hija mientras trataban de devolverle la cordura. El objetivo era decidir el futuro de la Bruja Escarlata, capaz de alterar la realidad a voluntad pero psicológicamente inestable. Ante la posibilidad de que la única solución viable fuera la muerte de Wanda, alguien la toma de su habitación y la convence de reconstruir el mundo de modo que los deseos de todos se vuelvan realidad.

El resultado fue:

  • La comunidad mutante se integró al mundo y esto llevó a su proliferación y ascenso en todos los ámbitos de la sociedad. En este contexto los Hombres-X no eran necesarios, y muchos de ellos llevaban vidas normales además de trabajar en organizaciones como S.H.I.E.L.D. o las Naciones Unidas. Colossus era un granjero en Rusia, Cíclope era piloto comercial y Emma Frost una psicoterapeuta. Sapo, Wolverine, Rogue, Mística, Nightcrawler, Sebastian Shaw, y los Nuevos X-Men operaban juntos en S.H.I.E.L.D., Gambito era un ladrón común, Mr. Siniestro tenía una granja de transgénicos y criaba a un Cable bebé, Apocalipsis gobernaba un territorio al norte de África, Charles Xavier estaba muerto, y Magneto y su familia gobernaban a todos los mutantes desde Genosha.
  • En un mundo lleno de post-humanos, los Vengadores tampoco hacían falta como equipo. El Capitán América no se había congelado en el Ártico y había envejecido tranquilamente. Iron Man fabricaba armas y tecnología para el régimen de Magneto, además de participar de combates en armadura contra oponentes como Johnny Storm y Flash Thompson. Ms. Marvel era la máxima heroína de este mundo, conocida como Capitana Marvel. Hawkeye (resucitado), Luke Cage, Capa y Puñal, la Gata Negra, Moon Knight, Iron Fist y otros dirigían un movimiento subterráneo de resistencia. Hank Pym trabajaba para la Bestia, Henry McCoy, e intentó crear una bomba biológica para destruir mutantes. Y Spider-Woman cubría la plaza humana en la Guardia Roja de S.H.I.E.L.D.
  • El resto de héroes vivían sus propias aventuras. Spider-Man era una estrella de cine y luchador profesional. Los Cuatro Fantásticos murieron en su primera misión y Doom había formado a su propia “familia” usando ciencia y hechicería. Los Thunderbolts clásicos pertenecían al ejército de la Dinastía de M, trabajando en secreto para la resistencia humana. La Pantera Negra luchaba contra Apocalipsis y los asesinos de Magneto, incluído Sabretooth. Y Hulk aprendió suficiente autocontrol de los aborígenes australianos para apoderarse de la isla continente junto a Monica Rapaccini, la lideresa de AIM.

En un mundo perfecto, donde todos estuvieran demasiado ocupados viviendo sus fantasías como para sospechar que algo andaba mal, el poder curativo de Wolverine (quien recupera todos sus recuerdos y los reconoce como contradictorios con esta realidad) y las habilidades misteriosas de la pequeña Layla Miller (quien debuta en esta serie) sirven de catalizadores para reunir a los héroes y dirigir un ataque contra el castillo de Magneto, de quien sospechan es responsable de la situación.

La verdad resulta ser peor aún: la persona culpable de manipular a Wanda para crear la HoM es su hermano Pietro, el Vengador y Hombre-X superveloz conocido como Quicksilver, quien cansado de ver el sufrimiento de su familia y los mutantes en general ideó el plan para darles a todos lo que querían. Enfurecido con él, Magneto lo ataca con trozos grandes de metal hasta que la Bruja Escarlata lo detiene, y en un ataque de furia decide eliminar a todos los mutantes de la Tierra.

Lo que ocurre a continuación será llamado en adelante el Día-M, la mañana en que millones de mutantes perderían sus poderes. Pero eso es material para otro post. Ahora debemos entender qué significaba en el gran plano todo este alboroto del House of M.

La explicación del Día-M viene de la necesidad editorial de poner las cosas interesantes con los nuevos personajes, ya que se estaba machacando demasiado el recurso en los últimos años (gracias, Grant Morrison). Así, desde el 2006 y aunque pareciera más, el Universo Marvel tuvo casi cero mutantes nuevos (Layla Miller, Romulus, Hope, Vulcan y Darwin son algunas excepciones) y redujo los potenciales 6 millones de personajes de este tipo a menos de 300 hasta la fecha. De esta manera los mutantes volvieron a ser una minoría significativa y en verdadero peligro de extinción en lugar de una comunidad emergente, se buscaron formas diferentes de explicar el origen de los personajes nuevos (como los Hijos de la Bóveda) y la autopreservación se convirtió en la fuerza motora de todos los títulos con una X en la portada. Por último, debido a la desaparición temporal del Profesor X, Magneto, Quicksilver y la Bruja Escarlata, los guiones se dispararon en múltiples e innovadoras direcciones, de modo que repuntaron el nivel decreciente que llevaba la franquicia en los últimos años.

Cómics, Posts

Camino a Siege Extra: el Trailer

La semana pasada Marvel lanzó este trailer sobre Siege, siguiendo casi la misma secuencia de hechos que estoy siguiendo acá. Vale la pena verlo, aunque sea por el espectacular arte de Finch, Silvestri, Coipel, McNiven, Yu, Epting y Deodato.

También están circulando varias portadas sin identificar con el slogan “WHAT PRICE VICTORY?” (“¿A qué precio, victoria?”). Pueden encontrarlas por acá. De cuatro o cinco que hay en la red, la verdad se huele todo lo que viene, lo cual no significa que no se espere ni se quiera que ocurra. Esperemos que se estén guardando lo emocionante para el evento en sí.