Posts, Televisión, Teorías

Un poco más del regreso de Futurama (y sobre el futuro de la TV)

futurama_01acv04_009Rápido y con premura: vía MundoGeek me entero de que Comedy Central ya hizo el anuncio oficial de que para mediados del 2010 el canal gringo empezará a transmitir la serie. Y el detalle adicional que olvidé anoche: con esta jugada, Futurama se convierte en la segunda serie en ser “descancelada” por la Fox a partir del éxito arrollador de la venta de los DVDs. La primera serie en gozar de esta segunda chance fue Padre de Familia (Family Guy), que fue cancelada en febrero de 2002 y no estrenó un capítulo hasta mayo del 2005, gracias a tres factores: éxito en la televisión internacional, liderazgo en la franja nocturna estadounidense vía Adult Swim (compitiendo con Letterman y Leno), y la venta sorprendente de 2.2 millones de discos en el primer año.

futuguyDe paso, los de la Fox, que es las saben todas, se están reservando los derechos de transmisión de los nuevos episodios en caso les parezca apropiado cederlos a otras cadenas antes de Comedy Central. Probablemente a sus propios canales en los Yunaites y, Dios mediante, ¿nosotros? ¡Porfis, Murdoch! Porfis, porfis, porfis.

Eso me deja unas cuantas preguntas:

  • ¿Estamos, como público, entrando a una era donde la adquisición de los programas por fin nos dará el poder que otros métodos de medición de audiencias no otorgan?
  • Si nos independizamos de la dictadura del rating, que en países como el nuestro provienen de muestras reducidas, viciadas y sólo benefician a un puñado de programas que logran la franja del prime-time, ¿las leyes del mercado obligarán a los productores a ofrecer contenidos de calidad, por los que la gente de verdad quisiera pagar?
  • ¿Querremos pagar por ver cada episodio o cada programa?
  • ¿Pagaríamos por cada vez que viéramos algo, o en proporción a la duración, velocidad de transmisión, reusabilidad del contenido?
  • Los pagos por suscripción se realizan después de tener un producto que vender a la audiencia, ¿cómo se lograría un ingreso para la pre-producción en este caso? Todos los que nos hemos aventurado por la producción independiente sabemos lo complicado que es.
  • ¿Cómo respaldas un programa de transmisión directa o por demanda cuando no existen los canales y eres un don nadie para los potenciales auspiciadores?

Hasta ahí por ahora. Recomiendo el post de José Luis Requejo sobre La televisión del futuro, que de alguna manera me despertó todas las preguntas mientras escribía esta nota, vaticina la caída de las cadenas y los nuevos jugadores clave que tomarían su lugar.

Películas, Posts, Teorías

Me considero un aficionado a las películas.

Antes me gustaba decir que era aficionado al cine, pero no me fue bien. Acabé conociendo a un tipo que sólo sabía conversar sobre Arquitectura en Complejos Recreacionales Audioviuales. Era carpintero de cuando estaban remodelando el Cine Municipal. Y en otra ocasión me dijeron: “¿Te gusta el cine? ¿No quieres entrar a trabajar en CinePlanet sirviendo las gaseosas?”. Entonces me di cuenta de que la terminología que estaba utilizando no era la correcta.

Es un problema encontrar siempre la palabra correcta, y es algo que a mí me ha venido atormentando desde hace tiempo. Es que la gente es como Google (aunque creo que Google ya ha superado en inteligencia a bastantes personas que conozco). Si tú entras a Google y pones “resfriado”, te encuentras desde la descripción del virus del resfriado común hasta un blog donde MaYkoL_MeTaL666 te cuenta cómo su pitbull se resfrió y tuvo que curarlo con dos tiros de pimienta. Es muy complicado. Hay tanta gente, cada uno con su rollo y pensando en cosas tan diferentes que tienes que ser muy, pero muy específico.

No me gusta llamarme cinéfilo. Aparte de que eso de las filias no va conmigo (¿un cinéfilo se pone particularmente emocionado en la oscuridad, sobre una butaca, con mucha gente que hace como que no le esta mirando?), la mayoría de cinéfilos que conozco parecen estar en constante competición por encontrar las películas más raras de todos los tiempos. Es por su culpa, por ejemplo, que tuvimos El Aro (o la llamada, como sale ahora en el cable) y todos los remakes de películas de terror japonesas, coreanas, tailandesas, etcétera que vinieron después. Si no hubiera llegado un tipo a algún café en Hollywood a decir “he visto la MEJOR película del mundo -porque cada película que ve el cinéfilo es la MEJOR del mundo-, se llama THE RING -pausa dramática para que todos los presentes piensen en argumentos que incluyan japoneses, anillos y/o cosas que hagan riiing- y es sobre una niña con el pelo muy descuidado que te llama por teléfono para decirte que te vas a morir en siete días si no copias su cinta de video“. Si, por casualidad, quedaba alguna mirada incrédula en el grupo, agregaba: “es terror psicológico japonés“. Éxito instantáneo. Dile a un cinéfilo que algo es psicológico o que no es norteamericano (a veces es lo mismo) y te lo metes al bolsillo.

A todos los que hemos recibido una cadena nos han dicho lo mismo. Y todavía tenían que copiar las cintas de VHS. Para esa época yo tenía un reproductor de VHS en la casa, y sólo servía para llenar el rack del televisor, si no mi papá se golpeaba la cabeza con el armazón. Como mi viejo no ve bien de cerca, necesitaba una cajota negra inservible para poder esquivar el bendito rack que no se movía de su sitio desde 1996. Y el VHS dejó de funcionar en el 97, cuando pusimos cable y ya no hacía falta pagar por cada película.Esa puede haber sido la mejor época para ser Aficionado a las Películas™ [patente pendiente]. El universo de películas disponible pasó de unas 2 ó 3 por semana a 2 ó 3 al mismo tiempo a cualquier hora del día. Era como esa promoción de D’Onofrio donde te ganabas un pase para llevarte todo lo que pudieras de la fábrica. Sólo que por 100 soles al mes y de verdad. Y no importaba si las películas fueran buenas o no. Tenías la primera de Arma Mortal 4 veces el mismo día. Y la segunda al día siguiente. Y si te aburrías, estaba Al Bundy en Sony.

Por eso también prefiero referirme sólo a las películas, porque desde esos días me dejó de interesar irme físicamente al cine. Eso sí, rompí el ayuno (y un pantalón, en mi primer proceso de engorde de tanto estar sentado frente a la tele) cuando salió la reedición de Star Wars. Y si no veía en Movie Magic o en E! cómo hicieron para calzar la escena de Jabba con Han Solo en el Episodio IV, yo no me enteraba de cómo se diferenciaba lo que veía en el cine de la original.

Dos años atrás había quebrado el Cine Variedades, y sólo quedaba el Cine Municipal, famoso por la población de quirópteros en la platea alta (a un sol menos la entrada) y porque al parecer recibían los rollos de película en perfecto estado, los desenrollaban sobre el lobby y usaban la superficie, ahora alisada, como pista de patinaje. Eso sí, era el lugar ideal para ver clásicos: todas las películas parecían tener más de 30 años, y eso son las películas que llegaban con la única sala en toda la ciudad.

Esa es otra buena razón para no ser aficionado al cine. Las instalaciones eran una basura. Y desde los multicines lo que me desanima es el costo. Aún voy cuando el frikismo llama. Por eso impajaritablemente veré X-Men Origins: Wolverine (es una sola película, no tres) y Watchmen. Cuesten lo que ecuestren.

Cómics, Posts

Hickman y los organigramas de Nick Fury

ACTUALIZACIÓN CALENTITA: Aquí. No hay que perderlos de vista.

5829new_storyimage5812461_fullJonathan Hickman es un poquito desconocido, pero no le va a durar mucho. A finales de junio, Hickman fue anunciado como el nuevo co-escritor de Secret Warriors, uno de los comics que se desprenderán de la Secret Invasion, el gran evento de Marvel para el 2008 sobre la invasión skrull a la Tierra, previa infiltración en todos los niveles de poder y manipulación psicológica de nuestros héroes.

El desenlace de la invasión está planeado para publicarse a inicios de diciembre, después de lo cual Secret Warriors desarrollaría la historia de Nick Fury, el espía por excelencia de Marvel y ex director de S.H.I.E.L.D. (Samuel -L. Jackson al final de Iron Man), y su grupo de jóvenes héroes elegido para la ocasión a prueba de infiltrados skrulls. Pues bien, en el My Cup O’Joe de esta semana el editor en jefe de Marvel, Joe Quesada, ha tratado de pasadita el tema de Hickman y cómo entró al proyecto cuando Brian Bendis se dio cuenta de que tenía demasiadas cosas que hacer. Pero la carnecita estaba aquí:

5829new_storyimage5812371_full

Este diagrama, y un par más de textos parecen sugerir, si no el rumbo de los Secret Warriors, la cantidad de background y las conexiones entre personajes que se van a tocar. Todo parece indicar que nos vamos a meter en un juego de espías, agentes encubiertos, y guerreros secretos buenos y malos por igual.

Me encanta la forma en que se ha montado el diagrama, la posibilidad de reconocer algunos nombres y el código de color/proximidad. También los atisbos a dos nuevos grupos de agentes-larva, el papel de HYDRA y las organizaciones internacionales. Intriga que Fury está casi equidistante de HYDRA, S.H.I.E.L.D .y sus Secret Warriors, el nombre Leviathan, ¿Madame Hydra y Viper? ¿Dónde está Bob, a todo esto?

“Nick Fury has returned… and he has a plan”. Jonathan Hickman has arrived… and he has a plan too!

Cómics, Posts, Teorías

Ambush Bug y la espiral del silencio (o “no entendí el chiste”)

Apunto un comentario curioso del dibujante y escritor de cómics Keith Giffen en CBR, que nos cuenta que en el número 2 de Ambush Bug: Year None (miniserie de tono burlón co-escrita y co-dibujada por Giffen) apareció una página completa sin globos de diálogo, y lo más curioso de todo es que prácticamente no hubieron comentarios respecto a esta falta de texto en el cómic.

Hay que entender dos cosas primero. Por una parte, que la publicación de historietas moderna funciona como una cadena de montaje: escritor, dibujante, entintador, colorista y letrista o rotulador (aprende más aquí). Por otro lado, que los aficionados son por lo general miles de frikis alrededor del mundo de lo más exquisitos que no te dejan pasar que Norman Osborn se parezca de repente a Tommy Lee Jones, o que un número salga una semana más tarde por algún motivo.

Sabiendo que el público es tan inclemente, Giffen suelta dos posibilidades: o que a la gente no le importó (ver punto sobre miles de frikis que no perdonan), o que creyeron que se trataba de una broma que nadie entendió pero además nadie quiso manifestar que no la cogió. Un buen caso de El traje nuevo del Emperador, y estoy seguro de que cabe en la descripción de espiral del silencio.

La página de los diálogos perdidos aquí. Salvo cierta fascinación por el difunto Blue Beetle, no hay forma de que los dibujos solos tuvieran sentido. Aunque seguro que si no leía la columna de Giffen la trataría de interpretar y reinterpretar hasta que me sangraran los ojos.

Posts, Teorías, Zona Geek

Buena pesca

(o Fíjate que la cámara esté bien, pero bien fija)

Siguiendo la serie de videos sobre experimentos fallidos, este es el primer intento de stop motion, con una idea simple usando imanes de refrigerador. Lo posteo porque lo interesante está en lo que pasó durante la grabación. La cámara, apoyada sobre libros, un banco y una mesa, grabó ininterrumpidamente durante 25 minutos. Al descargar el video vimos que se movía de un lado para otro sin motivo aparente. Hasta ahora no sabemos si pisamos demasiado fuerte, movimos sillas en contactoo con la mesa, o si fue el viento. El crédito por la idea es de Omar “El Ciyo” Zapata.

P.D.: ¡Post #400!
Posts, Televisión, Teorías

Materia de sueños, materia de estrellas

Los hombres están hechos de la materia con la que se trenzan los sueños.
(Citado por Sam Spade en El Halcón Maltés)

William Shakespeare, La Tempestad 

Estamos hechos de materia de estrellas.
(Citado por John J. Sheridan en Babiyon 5, probablemente en La Geometría de las Sombras)

Carl Sagan, Cosmos

Más allá, y tenemos esta imagen de hace unos días en Microsiervos:

La verdad está alla afuera… o no tanto.

Gadgets y juegos, Posts, Teorías

Cómo se jodieron las aventuras gráficas

también en puntoretro.wordpress.com

Ron Gilbert, creador de Secret of Monkey Island y Monkey Island II: LeChuck’s Revenge (y para quien Curse of Monkey Island y Escape from Monkey Island son cualquier cosa menos digna secuelas de su historia), está de blogoversario. Un disconforme de la industria del videojuego como Gilbert tiene todo el derecho a hacerse llamar Grumpy Gamer, “jugador gruñón”. y celebra un año más de blogueo recapitulando un texto llamado Why Adventure Games Suck. Lo escribió allá por 1989 (dos años después del Maniac Mansion original, su primer juego, y el mismo año que se lanza Indiana Jones and the Last Crusade: The Graphic Adventure). Brevemente repasamos sus quejas sobre el género:

  • Los juegos de aventuras giran en torno a historias. Un juego bien hecho es una forma de storytelling enriquecida por la interacción del usuario.
  • No son “películas interactivas”. Llamarlos “películas” en lugar de ubicarlos en su propio género hizo perder el norte a los creadores. La culpa es de un trabajo superficial de márketing y los aires de cineastas de los programadores.
  • El cine y el videojuego y otras formas narrativas comparten la suspensión de incredulidad, y es esencial para el diseñador de juegos mantener este estado el mayor tiempo posible. No puede dejarlo irse cada vez que el jugador carga un juego guardado o “muere” al fallar un puzzle.
  • Estas pautas podrían minimizar la restauración de incredulidad en los juegos de aventuras, aunque se pueden obviar si y sólo si favorecen al juego: Sigue leyendo