MundoReal™, Películas, Posts

Este año el FdL te va a chupar el ojo

Alguien (o álguienes) se consiguió un boceto de lo que sería el afiche del Festival de Lima. Para los que no se acuerdan, el año pasado se armó un chongo con la metida de pata de Toronja, la agencia encargada de la publicidad del festival, así que este año la expectativa está en saber si aprendieron la lección (aunque hechos en el camino parecen indicar lo contrario) o si van a fregarlas de una manera novedosa e interesante.

Se me vienen a la cabeza tres cosas. Dos, si descontamos la caspa. Uno: ¿Quién publica borradores de arte publicitario antes de la campaña? Dos: Ya que soltaron a los toros, evitar que te lleven de encuentro. Que nadie se nos amargue y empiece a solicitar eliminación de post a medio mundo, por favor. Más bien atiendan al feedback, que puede ser un experimento imprevisto pero igualmente aprovechable para efectos de estudio de mercado y/o testeo del anuncio.

Visto en Cinencuentro
Posts

Un copypaste: Ni se te ocurra ir por ahí a filmar bautizos o poner curitas

Sólo para pasar el talán de algo que leí anoche:

¿”No te ves filmando bautizos, no te ves pegando curitas, no te ves construyendo un closet”? Así como para ser un chef preparado se necesita conocer los avatares del día a día entre sartenes sucias, cebollas por picar y peladores de papa, la Universidad pretende obviar este hecho e invita al estudiante a basurear al equipo operativo y ejecutor de las filmaciones de una empresa audiovisual, u olvidar que todo buen diseñador industrial necesitará saber cómo armar un closet antes de pretender hacer una serie de 500 mil unidades de exportación. La arrogancia inaudita de la universidad que habla es sorprendente, nos hiere y nos asusta.

Nos encantaría poder conocer las razones que impulsaron a su institución (y a Toronja que se encargó de la publicidad) a crear recursos de esta índole para convencer al entramado escolar que una “universidad que habla” y “que basurea las carreras técnicas o el derecho de piso que todos pagamos para crecer profesionalmente” es una mejor opción que apelar al prestigio, a la calidad de la enseñanza, o -lo que sería más mundano pero más fructífero- simplemente a la increíble capacidad del ser humano de decidir sobre su futuro libre de presiones ni mensajes de éxito soberbios. Disculpen el hígado pero así no juega Perú; desde esta tribuna, queremos una choledad inclusiva y tolerante.

Punto curioso: ¿otra vez Toronja? ‘Nuff said.

Visto en La Habitación de Henry Spencer.
El post completo está en Choledad Privada.