Cómics, Posts

Camino a Siege 4: HULK SMASH!

En el capítulo anterior mencioné el papel de los Illuminati en la desaparición de Hulk de la Tierra previamente a su separación por la Civil War. Como vamos atrasados en la publicación de los posts de Camino a Siege, haré esto corto. Planet Hulk es obra de Greg Pak, una mezcla de ópera espacial con historia de gladiadores y trip chamánico en un planeta regido por la ley del más fuerte. Todo parte de una irregularidad en el viaje de exilio de Hulk a algún planeta pacífico y sin vida inteligente, una especie de paraíso inocente donde Hulk pudiera vivir sin ser molestado por nadie.

Pero en cambio, un agujero de gusano (que son los desvíos equivocados de los viajes espaciales) lo termina desviando a Sakaar. En Sakaar, un planeta habitado por una especie insectoide esclava y una clase regente de humanoides rojos que gobiernan al estilo de la Roma imperial, Hulk es esclavizado gracias a los discos de obediencia, inductores de dolor, que inadvertidamente previenen que revierta a Bruce Banner al comienzo (luego sería por el constante estrés de la batalla). Y también está el tema aquel de que sus amigos lo expulsaron de la Tierra para mantenerlo enojado un rato más.

Silver Savage (Silver Surfer) vs. Green Scar (Hulk)

Sometido, el Gigante Verde es condenado a entretener al populacho en las arenas como gladiador. Y como en Gladiador, cabe decir, se acaba forjando un grupo de compañeros (los Warbound) y ganando la admiración del público, algo que desagradó al Emperador Rojo (mezcla de Cómodo en Gladiador con Obadiah Stane en Iron Man). Los Warbound principales eran:

  • Miek, un insecto antropomorfo maltratado por la vida. El rencor hecho bomba de tiempo.
  • Korg el Kronano o Saturniano, uno de los Hombres de Roca con los que luchó Thor alguna vez.
  • Hiroim el Humillado, un exiliado de la Gente Sombra. Obi-Wan y Anakin pre-Vader en uno.
  • Sin-Nombre, un eslizoide del Nido (Brood). Sanguinario por naturaleza.
  • Elloe Kaifi y Lavin Skee, la aristócrata y su guardaespaldas, víctimas de una venganza política.
  • Caiera, ex guardaespaldas imperial, fugitiva, e interés amoroso de cierto tipo verde y gritón.

Y bueno, más Gladiador, el Emperador y Hulk se enfrentan en la arena, uno no es tan buen perdedor, hay muchas más peleas, monstruos, el Silver Surfer (convertido temporalmente en el Silver Savage), y la súbita liberación de todos los esclavos gracias a que estas dos baterías vivientes sobrecargaron los “discos de obediencia”.

Como resultado, Hulk se vuelve un líder rebelde, en coalición con la Gente Sombra, los Insectos y las Púas parásitas, muy parecido al reencuentro espiritual y la reconciliación de su parte salvaje con el intelecto de Banner que ya había alcanzado con los aborígenes en House Of M. Como resultado, tenemos a un Hulk motivado, inteligente, hábil en cuanto a estrategia, y con amigos igualmente poderosos*.

Como es imposible mantener una publicación serializada por mucho tiempo mientras las cosas sean felices y todos coman perdices, Pak decidió que, ni bien acababa Planet Hulk, todo se le iba a ir al demonio al pobre de Hulk/Banner.

Resulta que en el nuevo orden establecido por Hulk tanto la antigua clase alta (los rojos) como los esclavos (los insectos) iban a ser tratados como iguales.

Esto no le gustó a Miek, que quería sólo venganza y sangre, así que saboteó la misma nave en la que Richards, Stark y compañía expulsaron a Hulk de la Tierra, provocando una explosión que mataría a un millón de personas en la ciudad capital de Sakaar, incluidos su esposa Caiera y su hijo por nacer. Creyendo que el atentado era una segunda trampa de sus antiguos amigos, Hulk emprende un viaje por el espacio, a declararle la guerra a los supuestos héroes de la Tierra por su ataque traicionero.

Viene la World War Hulk.

World War Hulk, a pesar de ser un festival de porrazos donde el resultado de cada número es “un montón de héroes de la Tierra se pelean contra los amigos de Hulk hasta que llega Hulk y los destroza porque es más listo que antes”, es en realidad un evento divertido y apropiado, considerando que seguía a todo el alboroto con tintes políticos de Civil War. El paso de debatir sobre los límites del control gubernamental, la paranoia de la seguridad interna en los Estados Unidos y hasta qué punto uno puede tomar la justicia por sus manos, a preguntarse quién pega más, si Hulk o todo el mundo, fue el respiro justo para el 2007.

Sin mayores complicaciones argumentales, Hulk llega para desquitarse de Richards, Blackbolt, Strange y Stark (Xavier estaba desaparecido y Namor había sido el único que no estuvo de acuerdo en la reunión de los Illuminati). Manhattan es evacuada mientras todos los héroes y el ejército estadounidense luchan contra los Warbound. Además, un pequeño grupo de Renegados (Hércules, Namora, Ángel y Amadeus Cho) se ponen de lado de los invasores. En paralelo Hulk recolecta a sus “enemigos” tras cada batalla:

  • A Blackbolt (en ese entonces un impostor Skrull) en la ciudad de Atillan, en la Luna, abriéndose paso contra su súper grito.
  • A Stark, destruyendo su última armadura Hulkbuster, a golpe limpio.
  • A Richards, que intentó tranquilizarlo con una luz que emulaba al Sentry, y después de pasar por encima de los Cuatro Fantásticos, T’Challa y Tormenta.
  • Al Doctor Strange, rompiendo sus manos y quitándole la habilidad de usar magia, y a pesar de haber recurrido al poder del demonio Zom.
  • Mención honoraria: Charles Xavier, que se salvó por poco cuando Hulk se enteró de las pérdidas mutantes tras el Día-M.

Luego convierte el Madison Square Garden en una arena donde pone a los Illuminati a luchar entre sí. Para evitar el desastre inminente, el presidente de los U.S. de A. logra convencer al Sentry de superar sus inseguridades y salvar el día. Ambos colosos luchan hasta el fin y se revierten a sus respectivas formas de Robert Reynolds y Bruce Banner. Cuando parecía que todo estaba resuelto, Miek, que seguía sediento de sangre, arroja una lanza a Banner, que en cambio atraviesa a Rick Jones (el chico a quien Banner salvó hacía años de la explosión que lo transformó, que estaba tratando de hacer razonar a Hulk). Finalmente, es necesario un rayo láser concentrado lanzado de los satélites en órbita de Stark para volver a noquear al Gigante Verde.

Como consecuencia de WWH, la ciudad de Nueva York queda destrozada, junto a la confianza del público en la comunidad superheróica y en Iron Man como hombre a cargo de cuidar a la ciudadanía de este tipo preciso de amenazas. Los Warbound se quedan varados sin propósito en la Tierra, y Banner termina en una bóveda subterránea bajo el cuidado del General Ross.

Los héroes antiregistro que se presentaron a la batalla recibieron la amnistía de Stark por haber luchado contra el gobierno en la Civil War, pero seguían operando fuera de la ley. Strange empieza a cuestionarse su posición como Hechicero Supremo y al poco tiempo cedería el puesto a Doctor Voodoo.

Editorialmente, el único cambio que prosperó fue el paso de Incredible Hulk a Incredible Hercules, siguiendo las aventuras de Hércules y Amadeus Cho, mientras todo lo relacionado con la gente-gamma se relanzaba como Hulk, y luego el retorno de Incredible Hulk para celebrar su número 600.

* Añadido en algún día de  febrero: Es más, para una versión reducida (que la saga de Planet Hulk se tira unos 14-16 números con facilidad), ya anda flotando por la red y en DVD la versión animada, bien recibida a nivel de crítica.
Anuncios
Cómics, Posts

Camino a Siege 3: Héroes en guerra

Los grandes eventos que sucedieron a House of M fijaron dos estilos diametralmente opuestos e igualmente efectivos de crear megaeventos con docenas de tie-ins y postergaciones toleradas en pos de un nivel parejo de calidad. Partiendo de otra premisa “bendiana”, la de un círculo secreto de superhumanos que deciden el futuro de la comunidad heróica, Mark Millar derivó Civil War, la historia del Acta de Registro de Superhumanos y el impacto que esta decisión política tendría sobre nuestros personajes favoritos, y Greg Pak establecería el campo de juego para World War Hulk, la venganza del Goliat Esmeralda contra los que quisieron expulsarlo de la faz de la Tierra.

Todo empezó con los Illuminati. Después de la Guerra Kree-Skrull, cuando ambas razas alienígenas intentaron apoderarse de la Tierra para integrarla a sus respectivos imperios, Namor (monarca de Atlantis), Iron Man (fundador y mecenas de los Vengadores), Charles Xavier (fundador de los X-Men y defensor de los derechos mutantes), Stephen Strange (Hechicero Supremo), Reed Richards (el hombre más listo del mundo y líder de los 4 Fantásticos), Black Panther (rey de Wakanda) y Black Bolt (rey de los Inhumanos) se reunieron para analizar la invasión y pensar qué pudieron haber hecho para prevenirla y qué harán en adelante, como conjunto para evitar sucesos similares. Esta forma de actuar a espaldas de sus compañeros repugnó a T’Challa, la Pantera Negra, y el grupo quedó reducido a 6, quienes se reunieron en varias ocasiones para discutir diferentes temas, como se ve en la miniserie New Avengers: Illuminati.

Esta asamblea secreta decidió en un momento hacerse cargo de Hulk. Siendo sólo cuestión de tiempo saber cuándo el alter-ego de Bruce Banner llegaría demasiado lejos, la solución más humana para Richards y Stark fue enviarlo a algún planeta pacífico donde pudiera vivir sin que lo molesten. Como es lógico, todo sale mal y ocurren los hechos de Planet Hulk, de la que hablaremos en la próxima parte.

A la par, el gobierno estadounidense estaba planteando el Acta de Registro de Super Humanos (SHRA en inglés), que pretendía hacer responsables de sus actos y los daños públicos provocados con ellos a los superhumanos, villanos y héroes por igual. El tema es lógico porque cada vez que dos de estos personajes se enfrentan hay paredes derrumbadas, autos volando por los aires y transeúntes aterrorizados. Algunas organizaciones como los Vengadores y los Cuatro Fantásticos tenían un fondo para reponer los daños, pero el héroe común, como un Spider-Man o Daredevil simplemente vencía, capturaba al malhechor, y dejaba que la policía se hiciera cargo mientras se ocultaba en su hogar a curar sus heridas.

El debate ficticio se disparó cuando los Nuevos Guerreros, un equipo de jóvenes héroes que se ganaban la vida vendiendo los derechos de transmisión de sus aventuras a manera de reality show, confrontaron a un equipo de villanos fugitivos entre los que se encontraba el mutante Nitro. Acorralado, Nitro usó su poder para explotar y acabar con 612 personas, incluyendo a los NG y muchos niños de un colegio público.

El incidente abrió la serie Civil War, escrita por Mark Millar, quien otorga una fuerte carga social y política, además de apoyarse mucho en el valor de impacto para sus guiones, y el debate literario se hizo debate real. Los foros en la red se dividieron entre pro y anti registro, y cada título enfocaba sus historias en la preferencia de cada personaje. Iron Man, Reed Richards, Hank Pym y Ms. Marvel apoyaron el SHRA, mientras el Capitán América, los Jóvenes Vengadores, Hércules, la Mujer Invisible y la Antorcha Humana encabezaban la resistencia subterránea.

Casos especiales fueron la Mole, que se mantuvo neutral y huyó a Francia un tiempo; Firestar, que renunció a toda actividad heróica; y Spider-Man, quien combatió primero del lado de Tony Stark y luego con Steve Rogers, conociendo el lado oscuro de la SHRA, siendo traicionado en el proceso y tratado como un criminal y un fugitivo por sus antiguos aliados.

La Guerra Civil Superhumana se resuelve en Times Square, cuando el Capitán América, con Iron Man vencido a sus pies, se da cuenta del daño que estaban haciendo luchando entre sí y el miedo que inspiraban en la misma gente a la que pretendían ayudar. El Capi se rinde, es capturado y encerrado hasta el día de su juicio. En las páginas del Captain America de Ed Brubaker, es Crossbones, protegido del Red Skull, el que dispara a Rogers en público. Como parte del complot, Sharon Carter termina el trabajo, pero esa es otra historia.

Con el fin de la Guerra Civil, Tony Stark se queda a cargo de S.H.I.E.L.D. y, por orden gubernamental, del control de toda la actividad superhumana de los Estados Unidos. En el lado pro, empieza La Iniciativa (Avengers: The Initiative), un programa gubernamental de entrenamiento liderado por Pym, Stark, Henry Gyrich y Jim Rhodes (War Machine). Los anti se dispersan como fugitivos, encabezados por los Nuevos Vengadores. Un punto importante es que, con su clásico genio e iniciativa, Iron Man se convierte en uno de los personaje más vistos en el Universo Marvel, en gran parte gracias a las mejoras del virus Extremis, como una especie de gran sheriff superhumano. Inlcusive, con el tiempo, empezaría a hacerse de la vista gorda con sus ex aliados que seguían sin registrarse, no sin volverse una espina en el costado de los héroes (y muchos lectores) por meses. Ayudó mucho en eso la World War Hulk, que es el tema del próximo post.

Posts

Clásico instantáneo: I am Goliath!

Contexto: Tom Foster, sobrino de Goliath, uno de los científicos que desarrollaron la fórmula del Hombre Hormiga para revertir el proceso y agigantar las cosas y la gente, está buscando trabajo en Damage Control, la compañía de reconstrucción de propiedades afectadas por combate superhumano. Hulk dejó New York tan destrozada que Damage Control está copada y la recepcionista no cree que Tom sea, como dice, un superhéroe (en realidad sería la segunda vez en su vida que ha usado la fórmula de su tío).

wwh_as_1_dcp_0044.jpg

El ciclo Superman me llega al chopin se ve interrumpido porque acabo de leer el World War Hulk Aftesmash y me gustó esta página… y porque Superman me llega demasiado al chopin como para dedicarle 3 posts seguidos.